Jannik Sinner, conquistó este domingo 31 de marzo el Masters 1.000 de Miami y arrebató al español Carlos Alcaraz el número dos en el ránking mundial, recordó sus orígenes y dijo que viene «de una familia muy normal» y que tanto su padre como su madre siguen trabajado pese a que él ya sea una estrella del tenis.

«Significa mucho para mí, pero sobre todo fue una gran actuación para mí, en particular en la semifinal y en la final, que para mí es más importante. Ser número dos es una gran sensación, nunca imaginé llegar a este punto», afirmó Sinner en la rueda de prensa posterior a la final ganada por 6-3 y 6-1 al búlgaro Grigor Dimitrov.

«Vengo de una familia muy normal, mi padre sigue trabajando y mi madre, también. Para mí el deporte es una cosa, y la vida es otra», agregó.

A sus 22 años, Sinner ya ganó más de veinte millones de dólares por sus resultados en el circuito ATP.

Sinner tiene un balance de 22 victorias y una derrota en 2024 y ganó el Abierto de Australia, Rotterdam y Miami.

«Estoy muy feliz por estar en esta posición, disfruto de cada momento. Estos días son especiales cuando ganas un torneo, no importa qué torneo, es un día especial y significa mucho para mí», aseguró.

El italiano se prepara ahora para la temporada sobre tierra batida, que empezará con el torneo de Montecarlo, y fijó Roland Garros como principal objetivo.

«Ahora llega la temporada en tierra batida y normalmente me cuesta, vamos a ver qué puedo hacer este año. Estoy viviendo una buena vida ahora, jugué muchos partidos, gané tres torneos. Pero en tres o cuatro días tienes que volver a entrenar para mejorar», afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.