El director del Internado Judicial de San Felipe, Cipriano Jiménez, y el encargado de régimen de ese penal, Aldo Alejos, fueron privados de libertad por corrupción y retraso u omisión intencional de funciones de carácter agravado, una vez presentados ante un tribunal de control de la Circunscripción Judicial de Yaracuy, reseñó Una Ventana a la Libertad.

Estos ciudadanos continúan bajo custodia en la sede de la División de Investigaciones Penales (DIP), de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), en la capital yaracuyana. La Fiscalía los imputó por los mencionados delitos, añadió la ONG.

Ambos quedaron detenidos el pasado viernes durante la Operación Gran Cacique Guaicaipuro, que tomó el ahora extinto penal de San Felipe. De allí evacuaron al menos a 500 reos y además incautaron armas de fuego, blancas y municiones.

Las investigaciones a través del Ministerio Público permitirán ahondar en la presunta responsabilidad penal de Jiménez y Alejos, en relación con la presencia de armamento dentro del recinto carcelario y otras prácticas ilegales allí ocurridas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.