Este viernes miles de personas le dieron la bienvenida al rey Carlos III a su al  Palacio de Buckingham en Londres luego de que la monarca Isabell II, perdiera la vida a sus 96 años de edad.

En ese sentido, el hijo de la fallecida Isabell II, el Rey Carlos III se presentó con la multitud saludando y estrechando manos, sin embargo, nunca se imagino que una mujer quisiera más de un apretón de manos.

Jenny Assiminios fue la dama que sobrepaso todos los limites y el protocola robándole un beso en la mejilla al nuevo monarca junto a las vallas del Palacio de Buckingham.

«No podía creerlo y le dije, ‘¿puedo darte un beso?’ Y él dijo: ‘Bueno, sí’. Así que lo agarré y estoy muy feliz. Nunca se me pasó por la cabeza que alguna vez besaría a un rey», aseguró Jenny a una entrevista al portal CNN.

Por su parte, la intérprete del beso compartió con todo el mundo en la entrevista que tomó esa decisión porque el Rey se veía triste y solo fue un beso «tonto» para consolar al soberano por la pérdida de su madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.