En los 190 años de la Fundación de la población de La Cejita, este humilde homenaje al Prof. José Zerpa, hijo adoptivo de la población. Dedicado a todos sus habitantes, propios y extraños

ENTORNO FAMILIAR Y FORMATIVO

José Zerpa, es un hombre que encarna la esencia y el espíritu de la comunidad cejitense. Nacido el 22 de diciembre de 1953 en Betijoque, es hijo de María Catalina Rojas Milanés de Zerpa y José Benito Zerpa Pérez, ambos fallecidos. En 1956, sus padres decidieron establecerse en la hermosa planicie de La Cejita, en la avenida Cruz Carrillo entre las calles San Juan y Andrés Bello. Fue en este entorno que comenzó a desarrollar su amor por el arte y la literatura.

El Prof. José Zerpa sembró raíces profundas en la comunidad de La Cejita al casarse con Gladys Bastidas de Zerpa. Juntos formaron una hermosa familia, con sus hijos Marbelis, Jonathan, José Francisco, Jhonn Robinson, Yulay y Johan Anderson Zerpa Bastidas. Estos lazos familiares van más allá de los logros profesionales y destacan la importancia de la conexión emocional y el amor compartido en la vida de Zerpa. Su matrimonio y el cariño mutuo que se refleja en su familia son un testimonio del espíritu arraigado y cálido que ha dejado en La Cejita.

José recibió su educación primaria en la Escuela «Julio Sánchez Vivas», donde demostró su talento innato para la escritura y el dibujo. Posteriormente, continuó sus estudios en el Instituto de Comercio «José Luis Fauré» de Valera, donde adquirió conocimientos en el campo del comercio y la administración. Finalmente, completó su educación diversificada en el Liceo «Rafael Rangel», donde amplió su horizonte educativo, cultural y artístico.

Zerpa, conocido artísticamente como «Jozer», ha dejado una huella imborrable en la historia local a través de su destacada trayectoria como profesor, escritor, artesano, pintor, católico practicante y político. Es conocido por su multifacético talento y su devoción a sus raíces. Desde una perspectiva pueblerina, podemos ver un hombre sencillo y cercano, siempre dispuesto a tender una mano amiga a quien lo necesite. Su carisma y buen humor son contagiosos, y su presencia ilumina cualquier lugar al que vaya. Es un verdadero orgullo tener a alguien como él en la comunidad.

En cuanto a su lado sentimental, José Zerpa es conocido por su profundo amor y apego a su tierra adoptiva. Sus raíces se arraigaron en la bella planicie de La Cejita, donde sus padres decidieron establecerse en 1956. Este lugar es su refugio, su inspiración y su mayor fuente de inspiración para su trabajo como escritor, pintor y artesano. Su alma sensible y apasionada, permiten que sus escritos, artesanías y pinturas reflejen su profundo amor por su tierra, su gente y su fe. Cada trazo de pincel, talla de madera y cada palabra escrita están impregnados de emociones y sentimientos que tocan el corazón de quienes tienen el privilegio de contemplar su obra.

Desde el punto de vista popular, José es un referente en la comunidad. Su habilidad como artesano y pintor lo ha llevado a exponer su trabajo en diferentes galerías y ferias locales, donde ha sido aclamado por su talento y originalidad. Su fe inquebrantable también es uno de sus rasgos más destacados. Como católico practicante, encuentra en la iglesia un espacio de paz y reflexión, donde puede conectarse con lo divino y fortalecer su espíritu. Su devoción es una parte integral de su identidad y se refleja en su forma de vida y en su compromiso con la comunidad.

Por último, pero no menos importante, también incursionó en el ámbito político, convirtiéndose en una figura influyente en nuestra localidad. Su voz y sus ideales representan a los ciudadanos y él se ha esforzado por mejorar las condiciones de vida de todos. Es un hombre que personifica la esencia de su pueblo. Su dedicación y talento en las distintas facetas de su vida son admirables y nos enorgullece tenerlo como parte de la comunidad. Su presencia en el pueblo cejitense es como un faro que guía a todos aquellos que buscan inspiración y conocimiento.

EL MUSEO DEL PUEBLO

En la pintoresca población de La Cejita, se encuentra un lugar único en su estilo que ha cautivado a locales y visitantes por igual. «El Museo del Pueblo», creado y custodiado por el reconocido Profesor José Zerpa, es un verdadero tesoro artístico que deleita a los sentidos y enriquece el conocimiento de su comunidad.

Denominado por su creador, como el Museo Familiar «Las chocheras de mi abuelo» creado en el año 1.991. Su genialidad comenzó en 1984, cuando recolectó piezas de antigüedades de un antiguo centro social valerano. Fue en ese evento que se enamoró de las formas de los trastes viejos y comenzó a coleccionarlos. En un acto digno de admiración, como un llamado a la memoria y la nostalgia, se dio a la tarea de recuperar y rescatar cada objeto como si fuera un tesoro, y logró trasformar lo que tenía en su casa en un verdadero templo de la historia.

Ubicado en la Avenida Monagas, su residencia cobra vida con cada una de sus obras de arte. Con una impresionante colección de pinturas al óleo, acuarelas y dibujos a lápiz, el museo es un verdadero oasis para los amantes del arte. Las paredes están adornadas con las creaciones más exquisitas, que reflejan la maestría y el talento del Profesor Zerpa. Hoy en día uno de los atractivos turísticos más significativos del estado Trujillo.

Pero «El Museo del Pueblo» no se limita solo a las obras de pintura. También es un espacio dedicado a la artesanía local, donde se exhiben joyas únicas creadas por su creatividad. Desde coloridos tejidos hasta intrincadas esculturas de madera, cemento, material de desecho o hierro, cada pieza cuenta una historia y representa la rica tradición artesanal de la zona.

Además de las manifestaciones artísticas, el museo también alberga una fascinante colección de objetos antiguos que han sido rescatados y preservados a lo largo de los años. Desde muebles antiguos hasta utensilios de cocina, cada pieza en exhibición transporta a los visitantes a tiempos pasados, recordándoles la importancia de la conservación del patrimonio cultural.

Una de las atracciones más queridas del Museo Familiar «Las chocheras de mi abuelo» son las fotografías del recuerdo. «Jozer» ha recopilado una amplia colección de imágenes que capturan momentos significativos en la historia de La Cejita y sus habitantes. Este compendio de fotografías, libros y documentos, son una ventana al pasado, permitiendo a los visitantes conectarse emocionalmente con la historia y tradiciones de su comunidad.

En resumen, el museo cuenta con un amplio catálogo de piezas, entre las que se incluyen muebles, vajillas, cuadros, libros, fotografías, piezas de porcelana, herramientas antiguas, telares y objetos de uso cotidiano de aquellos años, convirtiéndose así en una cápsula del tiempo que nos transporta a la cotidianidad de los habitantes de aquella época. Cada pieza es una memoria viva impregnada de historias y anécdotas del pasado que vuelven a la vida gracias a la pasión y dedicación de un hombre que ha luchado por mantener viva la memoria de su pueblo.

Pero no solo los amantes del arte y la historia encuentran en este museo pueblerino un lugar especial. Zerpa ha abierto sus puertas a estudiantes, profesionales de medios de comunicación y personajes vinculados al mundo cultural y educativo, cejitenses o no, convirtiendo este espacio en un valioso recurso socio-educativo y cultural. Los jóvenes e investigadores pueden sumergirse en el mundo del arte, aprender y descubrir las historias detrás de cada obra. El museo ha sido testigo de innumerables proyectos escolares y visitas de estudio, convirtiéndose en un referente cultural en la localidad.

El Profesor José Zerpa ha cultivado un verdadero tesoro en la comunidad cejitense. A través de su amor por el arte, su dedicación a la preservación del patrimonio cultural y su generosidad al abrir las puertas a todo público, ha dejado un legado invaluable. Este lugar es un recordatorio constante de la importancia del arte y la historia en nuestras vidas, y merece ser explorado y apreciado por todos aquellos que deseen sumergirse en una experiencia única en su estilo.

Hoy en día uno de los atractivos culturales artísticos y turisticos más significativos del estado Trujillo. Zerpa se dio a la tarea de recuperar y rescatar cada objeto como si fuera un tesoro, y logró trasformar lo que tenía en su casa en un verdadero templo de la historia. Sin duda alguna, que el Museo Familiar «Las chocheras de mi abuelo» es un espacio digno de visitar que nos lleva a recorrer la historia cultural de la región y que deja un legado cultural que pasará de generación en generación, enseñándonos a valorar la historia y el trabajo de quienes nos antecedieron.

PEDAZOS DE SU ALMA

Este reconocido artista y escritor cejitense, ha dejado un legado artístico invaluable a través de sus obras. Sus pinturas, tallas de madera, artesanías en cemento y barro, estatuillas antropomorfas y murales, transmiten una carga sentimental que trasciende la mera representación.

Las pinturas como «Bolívar entrando a Sabana Larga» y «La llegada de Bolívar a Sabana Larga» evocan la historia y la grandeza de uno de los grandes líderes de Venezuela, «El Libertador», Simón Bolívar. Estas obras capturan momentos emblemáticos y nos transportan a épocas pasadas, despertando un sentido de orgullo y admiración por nuestros héroes nacionales.

Pero su talento no se limita a la pintura. Sus tallas de madera, como «Andrés Bello», «Los totten», «La mano traspasada de Cristo» y «La extraterrestre», muestran una habilidad excepcional para dar vida a la madera y crear formas y figuras que transmiten emociones y sensaciones.

Sus artesanías en cemento y barro, como «La egipcia», «La soberana Virgen de la Esperanza», «La justicia ciega» y «El soldado medieval», nos sumergen en un mundo de texturas y colores que despiertan sentimientos de admiración y asombro. Estas piezas reflejan su talento y dedicación, que logra transformar materiales simples en obras de arte impactantes.

Las estatuillas antropomorfas en tributo a los originarios de Sabana Larga son otro ejemplo del profundo compromiso y la conexión sentimental del artista con su tierra y su cultura. Estas piezas capturan la esencia y la belleza de las tradiciones de Sabana Larga, rindiendo homenaje a sus raíces y preservando su memoria.

Por último, el mural de «Jesús de la Divina Misericordia» y «El mural astral y «La presencia de Jesús Cristo nuestro Señor» son obras que reflejan la espiritualidad y la fe de «Jozer». Estos murales evocan un sentido de paz y serenidad, invitando al espectador a reflexionar y conectarse con lo divino.

En cada una de sus múltiples obras, José ha dejado un pedazo de su alma. Su arte va más allá de la técnica y la estética, busca transmitir emociones y despertar sentimientos en aquellos que lo contemplan. Sus creaciones son un testimonio de su pasión y su dedicación, y forman parte indispensable del legado artístico de Venezuela.

REFUNDACIÓN DE LA HERMANDAD

Uno de sus logros más destacados fue la refundación de la Hermandad de Penitentes en el año 1991. Con su enfoque fotográfico y su promesa de incluir a los fotografiados en un futuro libro, logró captar la atención de los miembros de la hermandad y recopilar sus vivencias en entrevistas. Después de años de trabajo, en el año 2006 logró diagramar y obtener una compilación de estas vivencias, que fotocopió y encuadernó como un prototipo personal.

La gran oportunidad de dar a conocer esta obra llegó en el año 2010, cuando el gobernador de turno, Hugo Cabezas, aceptó la propuesta de Zerpa de publicar el libro y ordenó a la imprenta del estado la impresión de 2000 ejemplares. Finalmente, en el año 2011, el 28 de noviembre, recibió la entrega de 500 ejemplares del libro, los cuales distribuyó entre la comunidad cejitense.

Este logro de «Jozer» no solo permitió preservar las vivencias y tradiciones de la Hermandad de Penitentes, sino que también llevó la historia y las experiencias de esta comunidad a un público más amplio a través de la publicación del libro. Su trabajo en la recuperación y difusión de la historia local sin duda ha dejado una huella perdurable en la comunidad cejitense y en la región.

TRAYECTORIA PROFESIONAL Y RECONOCIMIENTOS

El Prof. José Zerpa, ha dedicado gran parte de su vida al mejoramiento profesional. Comenzó su formación en la IUMPM Valera, donde obtuvo el título de Maestro de Educación Primaria en el período 1978-1982. Luego, se graduó en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL) Valera, con la mención en Educación Integral y Estudios Sociales entre los años 1984 y 1993. Para ampliar sus conocimientos, se trasladó a la UCV en Caracas, donde cursó estudios en la Escuela de Comunicación Social y se convirtió en Locutor Académico en 1999.

A lo largo de su carrera, ha desempeñado diferentes cargos docentes. Comenzó como maestro en la Escuela de San Juan de Isnotu «Emiro Fuenmayor» desde 1976 hasta 1979, y luego continuó como maestro en la Escuela «Ana Fuenmayor» de Buena Vista (zona Baja) desde 1979 hasta 1984. Posteriormente, trabajó como maestro en la Escuela «Juan Ignacio Montilla» de Pampanito desde 1984 hasta 1995. Además, ejerció como maestro por horas en el CEBA «Padre Blanco» de Valera desde 1987 hasta su jubilación en 2007. También trabajó como profesor por horas en el INCE de Valera entre los años 1995 y 1999. Durante este período, logró destacarse y obtuvo el cargo de subdirector en la Escuela «Monseñor Lucas Guillermo Castillo» de Valera desde 1995 hasta 1999, y posteriormente, asumió como Director Titular en dicha escuela y en la Padre Blanco Nocturno de Valera desde 2000 hasta su jubilación en 2007.

En el ámbito sindical, «Jozer» ha sido delegado sindical principal del Sindicato Unitario del Magisterio (SUMA) en el CEBA Padre Blanco Valera en 1989, y luego fue delegado sindical del SUMA del estado Trujillo en 1995.

Por su destacada labor, ha recibido varios reconocimientos a lo largo de su vida. Fue reconocido por el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza en 1991, así como por el Sindicato Unitario del Magisterio (SUMA) en 1995. También recibió un diploma de reconocimiento por parte de la Alcaldía de Carvajal en el Concurso de Murales Comunitarios de 1990. En 1991, fue nuevamente reconocido por la Alcaldía de Carvajal por su labor de rescate de los Penitentes en La Cejita, recibiendo una placa de reconocimiento por parte de los propios miembros de la Hermandad de Penitentes.

En 1995, la Coordinación de Cultura de la Alcaldía de Carvajal le otorgó un diploma de reconocimiento. Además, ha recibido reconocimientos de diversas instituciones educativas, como la Unidad Educativa «Julio Sánchez Vivas» en 1995, la Unidad Educativa «Juan Ignacio Montilla» en diferentes fechas y la Unidad Educativa «Monseñor Castillo» en 1996, 1997 y 1999.

Fuera de su ámbito profesional, ha tenido una destacada participación en la comunidad. Fue miembro principal de la Junta Comunal Municipal Cejitense en el período 1985-1986 y vicepresidente de la Asociación de Vecinos de La Cejita en 1996. Además, ha sido formador cívico militar de la Asociación de Scouts de Venezuela en La Cejita durante los años 1970 a 1976. A su vez, ha participado en concursos de murales y en la sesión solemne en homenaje a Cristóbal Colón en el Concejo Municipal de Carvajal en 1995.

LEGADO ARTÍSTICO IMBORRABLE

El Prof. José Zerpa, ha dejado un legado artístico invaluable a través de sus obras. Sin embargo, su impacto no se limita a su talento como artista, sino también a su calidez humana y su capacidad de inspirar a otros.

Por eso ha expresado en repetidas ocasiones que su principal motivación al crear arte es transmitir emociones y abordar temas relevantes para su comunidad cejitense, su estado y su país. Cada una de sus obras lleva consigo una carga sentimental, un mensaje que busca resonar en el espectador y generar una reflexión profunda. Su arte se convierte en una herramienta para expresar su amor por Venezuela y sus tradiciones, pero también para abordar temas como la justicia, la espiritualidad y la fe.

Es importante resaltar que como artista ha logrado mantener esta conexión sentimental con su obra a pesar de los obstáculos que ha enfrentado a lo largo de su carrera. Su perseverancia y determinación han sido fundamentales para superar cualquier dificultad y seguir creando arte que toca el alma de quienes lo admiran.

En resumen, el Prof. José Zerpa «Jozer», ha dejado un legado artístico imborrable, pero su impacto va más allá de sus obras. Su calidez humana, su compromiso con la educación y su capacidad para transmitir emociones han dejado una marca en la vida de todos aquellos que han tenido la fortuna de conocerlo. Su arte, impregnado de un profundo sentido sentimental, es un reflejo de su alma generosa y su amor por la belleza y la humanidad. Su legado perdurará en la memoria y seguirá inspirando a las futuras generaciones.

Por: Marcos Montilla

Abogado, columnista y Ex Alcalde de Carvajal

CARVAJAL: ES HISTORIA Y TRADICIÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.