Miles de personas asisten en Madrid a la multitudinaria concentración contra la ley de amnistía presentada por el Partido Socialista Obrero Español (Psoe), que beneficiará a los implicados en el proceso independentista catalán, a la que asisten el líder del conservador Partido Popular (PP), Alberto Núñez Feijóo, y el del ultraderechista Vox, Santiago Abascal.

Convocada por organizaciones de la sociedad civil, bajo el lema «No en mi nombre: ni amnistía ni autodeterminación», pasadas las 12.00 horas de este sábado comenzó en la céntrica plaza de Cibeles esta nueva concentración de protesta, que se une a otras convocadas en las últimas semanas.

Entre gritos de «traidor», en referencia al presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, y rodeados de banderas de España y de la Unión Europea, los manifestantes llenaron la plaza de Cibeles y sus accesos al ritmo de canciones como ‘Mi querida España’, de Cecilia, ‘Libertad sin ira’, del grupo Jarcha; o ‘Mediterráneo’, de Joan Manuel Serrat.

Las banderas de España se podían comprar en la misma plaza por 5 euros la pequeña y 10 la más grande.

La manifestación se produce después de que Sánchez haya sido investido presidente del Gobierno esta semana con los votos de los partidos independentistas catalanes, que ponían como condición para el apoyo la amnistía, y cuando la proposición de ley sobre dicho asunto ya fue registrada en el Congreso de los Diputados por el partido socialista, reseñó Unión Radio.

Numerosas asociaciones de la sociedad civil han llamado a los ciudadanos a participar en esta convocatoria ante la «grave encrucijada».

Sostienen los convocantes que el Psoe «ha abandonado su deber de defender el orden constitucional» y que lo hace, además, en «estrecha alianza con los enemigos de la Nación», con los que se dispone a aprobar leyes, como la de la amnistía, «de imposible encaje» en la Constitución «a cambio de mantenerse en el poder».

Esta protesta se une a la que ya convocó el PP el pasado domingo en todas las ciudades de España y que reunió a cientos de miles de personas, las que hay que sumar las concentraciones diarias que se suceden desde hace 15 días ante las sedes socialistas de distintas ciudades de España, destacando las de Madrid, donde la mayoría de las veces acaban con incidentes violentos entre grupos ultras y la policía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.