Una nueva variante altamente mutada del virus que causa el covid-19 tiene a los países en alerta mientras los científicos se esfuerzan por comprender hasta dónde se ha propagado y qué tan bien se defenderá nuestra inmunidad contra él.

La nueva variante, llamada BA.2.86 y apodada Pirola por los cazadores de variantes en las redes sociales, tiene más de 30 cambios de aminoácidos en su proteína espiga en comparación con su siguiente ancestro más cercano, la subvariante BA.2 de ómicron, según el Dr. Jesse Bloom, que estudia la evolución viral en el Fred Hutchinson Cancer Center de Seattle.

“Esto la convierte en un salto evolutivo comparable en tamaño al que originalmente dio origen a ómicron”, publicó Bloom en el sitio web de su laboratorio.

La Organización Mundial de la Salud designó BA.2.86 como una «variante bajo vigilancia» el jueves, una designación que alienta a los países a rastrear e informar las secuencias que encuentran.

Una variante bajo seguimiento que causa una enfermedad más grave o evade las vacunas o los tratamientos existentes puede actualizarse a la lista de variantes de interés o variantes de preocupación de la OMS. Las XBB.1.5, XBB.1.16 y EG.5 se enumeran como variantes de interés. La OMS no ha designado ninguna variante de preocupación.

Solo se han informado seis secuencias de BA.2.86 en cuatro países, pero a los epidemiólogos les preocupa que puedan representar muchas más porque el seguimiento mundial de las variantes ha disminuido.

La variante fue detectada por científicos en Israel el domingo. Desde entonces, Dinamarca ha informado de tres secuencias. Se informaron dos secuencias más en Estados Unidos y en el Reino Unido, respectivamente.

“Es inusual que la corona cambie tan significativamente y desarrolle 30 nuevas mutaciones. La última vez que vimos un cambio tan grande fue cuando apareció ómicron”, dijo Morten Rasmussen, investigador principal del Statens Serum Institut (SSI), en un comunicado de prensa sobre la variante.

Los tres casos en Dinamarca corresponden a personas en diferentes partes del país que no parecen haber tenido contacto entre sí, según el instituto.

Los científicos de SSI enfatizaron que aún es demasiado pronto para decir algo sobre la gravedad o el contagio de la nueva variante. Están en proceso de cultivar la variante del virus para probarla contra anticuerpos humanos.

La Dra. Mandy Cohen, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, en inglés), dijo el viernes que la nueva variante no debería ser motivo de alarma.

“Creo que lo que estamos viendo es que nuestros mecanismos de detección que hemos implementado están funcionando, ¿verdad?” le dijo a CNN. “Estamos más preparados que nunca para detectar y responder a los cambios del virus covid-19.

“Estamos rastreando este nuevo linaje. Tiene mutaciones que lo hacen distinto de otros linajes que circulan. Y entonces la pregunta es, ¿qué significa eso? Comentó Cohen. “¿Aumentará? ¿Vamos a ver más casos? ¿O se esfumará y no será una variante de preocupación?”.

En una nueva evaluación de amenazas sobre la variante el viernes, la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido dijo que el hecho de que estas secuencias estén en cuatro países diferentes en personas sin antecedentes de viajes recientes “sugiere que existe una transmisión internacional establecida”.

Las secuencias que se han encontrado son muy similares entre sí, lo que puede indicar que surgieron recientemente y se propagan rápido, dice el informe, aunque UKHSA señala que tiene poca confianza en esta evaluación hasta que haya más secuencias disponibles.

Los investigadores de la Universidad de Michigan, el laboratorio que encontró la secuencia de EE.UU., no dieron información sobre el paciente del que procedía y dijeron que el caso estaba siendo investigado por el departamento de salud del estado.

En marzo, la Casa Blanca encuestó discretamente a una docena de expertos en covid-19 que siguen la evolución del coronavirus para preguntar sobre la probabilidad de que surja una variante altamente mutada en los próximos dos años. La mayoría de los expertos estimaron que las probabilidades de que eso sucediera oscilaban entre el 10 % y el 20 %.

El descendiente de XBB EG.5 es actualmente la variante dominante en EE.UU. y causa aproximadamente el 20 % de todos los casos nuevos de covid-19 en este país. La siguiente variante más común, FL.1.5.1, ha crecido rápidamente y ahora causa alrededor del 13 % de todos los casos nuevos, según el rastreador de variantes de los CDC. CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.