Carlos de Inglaterra, de 73 años, ha sido proclamado Rey este sábado por la mañana en una ceremonia de adhesión que remonta sus orígenes varios siglos atrás después del fallecimiento, hace dos días, de su madre la reina Isabel II, a los 96 años.


El acto por el que hasta ahora heredero ha quedado legitimado como monarca – Reino Unido es una monarquía parlamentaria- es tradicional y solemne, aunque menos vistoso que la coronación, que previsiblemente tardará unos cuantos meses en llegar debido a los preparativos que tan magno acontecimiento necesita.


Esta adhesión ya es parte de la historia pues es la primera vez que se retransmite por televisión. El escenario ha sido el palacio de St. James de Londres y junto a él han estado su esposa, la reina consorte Camilla, y su hijo, el príncipe Guillermo, nuevo príncipe de Gales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.