Reducir el consumo de electricidad y gravar los beneficios de las compañías energéticas son las medidas acordadas este viernes 9 de septiembre por los ministros de Energía de la Unión Europea (UE) en su reunión extraordinaria convocada para responder al astronómico precio del gas, aunque también se explorará intervenir el mercado eléctrico e imponer un precio máximo al gas ruso.

Las capitales han encargado a la Comisión Europea que diseñe medidas en esta dirección con carácter urgente, y la institución que preside Ursula von der Leyen tiene la intención de presentar una batería de propuestas el próximo martes, lo que iniciará un procedimiento para aprobarlas en cuestión de semanas.

Tope al precio del gas

Los ministros han invitado a la Comisión Europea a proponer una «intervención de emergencia y temporal, incluido un tope al precio del gas», señala el comunicado pactado por los Estados miembros.

Además de esto, los socios del bloque piden a Bruselas medidas para «limitar los beneficios» de las compañías que producen electricidad con fuentes de generación renovable o nuclear, que con unos costes mucho más baratos se están beneficiando de la cotización del gas, que marca el precio que cobran todas las tecnologías, informó AFP.

Impuesto energético

También abogan por introducir un impuesto, que llaman «contribución de solidaridad», para gravar los beneficios extraordinarios que están acumulando desde hace meses las firmas del sector de los combustibles fósiles.

A la intervención del mercado y la captación de rentas del sector energético se suma el compromiso de los Veintisiete para reducir el consumo de electricidad, pero, a falta de la propuesta de la Comisión con un objetivo concreto, queda todavía por definir si este ahorro será obligatorio o voluntario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.