Casi cuatro meses le ha costado a Shakira romper su silencio tras una de las rupturas más sonadas y virales del momento. La artista ha hablado sobre su relación con el futbolista del FC Barcelona, Gerard Piqué, en una entrevista que publicó este miércoles la revista ‘Elle’.

La colombiana asegura que se encuentra en “una de las horas más difíciles y oscuras” de su vida y que, para ella, escribir música es “como ir al psiquiatra”, su “tabla de náufrago” tras una relación que mantuvo durante doce años con el culé.

La cantante también ha hablado de lo que supuso para ella y para su carrera la unión con Piqué, con quien tiene dos hijos, Milán y Sasha. Shakira recuerda que su expareja —a quien conoció poco antes del Mundial de Sudáfrica que ganó España y en el que su ‘Waka Waka’ se convirtió en el himno de La Roja— “quería jugar al fútbol y ganar títulos” y ella tenía que apoyarlo. 

“O dejaba su contrato con el Barcelona y se mudaba a Estados Unidos conmigo, donde está mi carrera, o yo tendría que hacer eso en su lugar. Y así, uno de los dos tuvo que hacer ese esfuerzo y ese sacrificio. Y lo hice. Puse mi carrera en segundo plano y me vine a España, a apoyarlo para que pudiera jugar al fútbol y ganar títulos. Y fue un acto de amor”, confiesa ahora.

La expareja se reencontró el pasado 15 de septiembre en Barcelona, en el despacho del abogado del jugador, para llegar a un acuerdo sobre su separación. Según las informaciones publicadas en varios medios, las negociaciones se rompieron y Piqué abandonó la reunión antes de lo previsto. Parece que la parte financiera es el principal problema entre ambos.

Según publica la revista, la intención de la cantante y el deportista es común: buscar lo mejor para sus dos hijos

”Independientemente de cómo terminaron las cosas o cómo nos sentimos Gerard y yo como expareja, él es el padre de mis hijos. Tenemos un trabajo que hacer para estos dos niños increíbles, y tengo fe en que descubriremos qué es lo mejor para su futuro y la solución justa para todos. Y espero y agradecería si nos dieran el espacio para hacerlo en privado”.

Ahora, planean el futuro por caminos muy diferentes. Piqué continúa su carrera deportiva y ha comenzado una relación con Clara Chía. Shakira por su parte ha regresado a Miami, dónde ha fijado su residencia:

“No hay un lugar donde pueda esconderme de los fotógrafos con mis hijos, excepto en mi propia casa. No podemos dar un paseo por el parque como una familia normal o ir a tomar un helado o hacer cualquier actividad sin que nos sigan”, se queja la cantante sobre el acoso de los paparazzis

“He tratado de ocultar la situación frente ellos; intento protegerlos, porque esa es mi prioridad en la vida. Pero luego, en el colegio, escuchan cosas de sus amigos o se encuentran con noticias desagradables en internet, y simplemente les afecta, ¿sabes?”, añade en la entrevista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.