El papa Francisco dijo que ya tiene firmada su renuncia y que no ha tocado el estatuto del Papa emérito. 

Desde el “pecado” del clericarismo a las cuestiones políticas más candentes, sin olvidar los problemas de la Iglesia, Francisco repasa para el diario español ABC varios temas de actualidad. Javier Martínez-Brocal y Julián Quirós visitaron al Papa en la residencia donde vive en el Vaticano, Casa Santa Marta, a unos días antes de cumplir 86 años.

El Obispo de Roma enfrenta, por primera vez, en público, la cuestión de su renuncia debida a un repentino impedido por problemas de salud o accidente y le preguntan si no sería conveniente una norma para estos casos.

“Yo ya he firmado mi renuncia” para ese momento era Tarcisio Bertone el secretario de Estado. Yo la firmé y le dije: ”En caso de impedimento por cuestiones médicas o qué sé yo, acá está mi renuncia, ya la tienen”, aclaró el pontífice.

Luego explica que no es una novedad debido a que otros dos papas tomaron la misma decisión, entre ellos Pablo VI que también dejó escrita su renuncia en caso de impedimento permanente y Pío XII.

Sobre su decisión de reforma del Opus Dei en los parámetros de la Nueva Constitución Apostólica dijo que ”La medida es una reubicación que había que resolver. Soy muy amigo del Opus Dei, los quiero mucho y trabajan bien”, afirmó el Papa. 

Explicó que su decisión se debe únicamente a una necesidad marcada por el Derecho Canónico que indica que la prelaturas personales deben estar dentro la congregación del clero y no de los obispos en el organigrama curial.

El Papa también le quito hierro a que un papa jesuita viniera a realizar una reforma en contra del Opus Dei y así acalla las voces derrotistas o divisorias.

El pontífice que ayer cumplió 86 años, se refirió también a los casos de abusos sexuales por parte de algunos religiosos a lo que dijo: «contra los abusos no hay negociación posible, son personas destruidas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.