El fiscal general de la República, Tarek William Saab, informó la noche de este lunes que la defensora de Derechos Humanos, Rocío San Miguel, está siendo sometida a un proceso de audiencia preliminar junto con sus cinco familiares también aprehendidos, a quienes se les involucra por participar en la operación «Brazalete blanco», con la que se buscaba «asesinar» a Maduro.

Rocío del Carmen San Miguel Sosa fue designada al Tribunal segundo contra el terrorismo, en el que el Ministerio Público (MP) solicitará medida de privación judicial preventiva de libertad, por su presunta participación en la comisión de los delitos de Traición a la Patria, Conspiración, Terrorismo y asociación entre otros.

Respecto a Alejandro Jose Gonzales De Canales Plaza, familiar suyo, «se solicitará medida de privación judicial preventiva de libertad por: la presunta comisión de los delitos de: Revelación de Secretos Políticos y Militares concernientes a la seguridad de la nación, obstrucción a la administración de Justicia y asociación», indica Saab.

Cabe destacar que los otros cuatro ciudadanos detenidos son todos allegados a la presidente de la ONG Control Ciudadano, detallados sus nombres a continuación:

  • Miranda Diaz San Miguel, hija
  • Miguel Ángel San Miguel Sosa, hermano
  • Alberto San Miguel Quigosos, hermano
  • Victor Díaz Paruta, padre de Miranda

Rocío San Miguel fue detenida el pasado viernes 9 de febrero en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, mientras intentaba viajar fuera del país. Luego, su hija fue aprehendida mientras recurría a buscar las maletas a la terminal de vuelos. Presuntamente, el resto de familiares fueron «allanados» en sus casas, tal como informa la activista Tamara Suju.Rocío San Miguel fue detenida el pasado viernes 9 de febrero en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, mientras intentaba viajar fuera del país. Luego, su hija fue aprehendida mientras recurría a buscar las maletas a la terminal de vuelos. Presuntamente, el resto de familiares fueron «allanados» en sus casas, tal como informa la activista Tamara Suju.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.