El candidato presidencial de ultraderecha Javier Milei ofreció detalles sobre cuál sería su política exterior en caso de llegar a la Presidencia de Argentina. China, Brasil y otros países «socialistas» fueron los principales apuntados.

En una entrevista con Bloomberg, el referente del partido La Libertad Avanza que ganó las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias se refirió a una posible congelación de las relaciones con Pekín, pese a que el gigante asiático es el segundo mayor mercado para los productos argentinos y que otorgó a Buenos Aires un ‘swap’ de 18.000 millones de dólares que utiliza para pagar la deuda con el Fondo Monetario Internacional.

Pese a su rechazo a mantener las relaciones con China, Milei aseguró que respetará los acuerdos ya firmados con empresas del país asiático, que incluyen un contrato para construir dos represas en la Patagonia argentina y un convenio para levantar una planta nuclear, reseñó Actualidad RT.

La gente no es libre en China, no pueden hacer lo que quieren y si lo hacen, son asesinados», dijo. «¿Comerciarías con un asesino?», agregó.

Además, dijo que no se involucrará si el sector privado decide continuar los vínculos con Pekín. «No tengo que involucrarme, pero no promoveré lazos con aquellos que no respeten la libertad», afirmó.

Tras las declaraciones del candidato presidencial argentino, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo que si Milei visitara el país asiático «tendría una conclusión completamente diferente sobre la libertad y la seguridad».

En tanto, desde la Embajada china en Buenos Aires evitaron polemizar respecto a las declaraciones del candidato presidencial. «Con apego al principio de no intromisión en los asuntos internos, esta Embajada no comenta sobre los comicios de otros», señalaron.

Luego de afirmar que no tiene «socios socialistas», en referencia a los presidentes de Brasil, Chile, Colombia y México, Milei criticó la integración del Mercosur, bloque al que definió como una «unión aduanera de baja calidad que genera distorsiones comerciales y perjudica a sus miembros».

En caso de alejarse de China y del Mercosur, rechazando además el eventual ingreso de Argentina al Brics, el ultraderechista manifestó que aumentaría el vínculo del país con EE. UU., señalando que trabajaría con cualquier presidente estadounidense electo en los comicios de 2024.

En ese sentido, al ser consultado si preferiría un regreso de Donald Trump a la Casa Blanca, respondió que esa es una cuestión que deben resolver los estadounidenses. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.