Dalerdzhón Mirzóev y Rachabalizoda Saidakrami, sospechosos del atentado del 22 de marzo en la sala de conciertos Crocus City Hall, fueron arrestados por orden de la Justicia rusa y admitieron su culpabilidad.

El primero en ser acusado formalmente fue Mirzóev, quien más tarde fue arrestado y posteriormente admitió su culpabilidad ante el Tribunal del distrito moscovita de Basmani.

Más tarde, Rachabalizoda Saidakrami también resultó arrestado y también admitió su culpabilidad. 

Ambos sujetos fueron acusados de haber cometido, como parte de un grupo organizado, un acto terrorista que causó la muerte de varias personas, el crimen tipificado en el artículo 205 del Código Penal de la Federación de Rusia.

El pasado 22 de marzo, un grupo de hombres armados, que iban vestidos de camuflaje, desató un tiroteo en la sala de conciertos Crocus City Hall, ubicada en la ciudad de Krasnogorsk, en la periferia noroeste de Moscú, apenas unos minutos antes de comenzar un concierto de la banda rusa de rock Picnik.

El tiroteo fue seguido por un incendio, que, según el Ministerio de Emergencias, afectó un área de casi 13.000 metros cuadrados.

Según los últimos datos oficiales, el ataque terrorista se saldó con 137 muertos y 180 heridos.

Fuente: Sputnik

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.