“La gente nos hace sentir como si estuviéramos en Argentina. Y esa es la gran ventaja que tuvimos para recuperarnos de la derrota contra Arabia Saudita. El hecho de sentirnos locales”, afirmó Emiliano Martínez en la conferencia de prensa oficial previa a la gran final de la Copa del Mundo de Qatar 2022. Y fue como si conociera muy bien la fiesta que está proceso. El extraordinario espectáculo que recibirá al plantel en el estadio de Lusail el domingo frente a Francia.

La esencia del fútbol argentino está muy presente este Mundial. Su espíritu está en sus jugadores, formados en la liga local y algunos de los cuales hace pocos meses aún trotaban nuestras canchas. También en su cuerpo técnico, que pese a su experiencia europea mantiene el estilo y los conceptos criollos de siempre. Y sobre todo en el público, el más singular del torneo. El más ruidoso. El más identificable. La Albiceleste fue local en casi todas sus presentaciones. Y lo será más que nunca en uno de los días más importantes de su historia.

“Muchachos, ahora nos volvimos a ilusionar” es el hit que más suena por las calles de Doha desde antes del comienzo. Y esa ilusión tendrá una forma rotunda y potente de hacerse notar: con el recibimiento más grande de la historia de la Copa del Mundo en una final. Una multitud colmará el inmenso estadio Lusail para alentar al conjunto de Scaloni frente a Francia como de costumbre. Pero esta vez vendrá vestida para la ocasión. Un grupo de fanáticos preparó los tradicionales productos de cotillón para otorgarle a la salida del equipo de Scaloni al campo de juego un marco inolvidable. Para que Lionel Messi primero vea una escenografía bien argentina y luego pose sus ojos en el trofeo más deseado.ESPN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.