Insultos racistas dirigidos al jugador del Real Madrid, Vinicius Junior, por parte de algunos aficionados del Valencia durante el partido de fútbol del domingo en Mestalla han sido condenados por el ministro de Consumo, Alberto Garzón. En su declaración, Garzón hizo un llamado a LaLiga y a los árbitros para que adopten medidas más contundentes y eviten que este tipo de incidentes se repitan.

Durante una entrevista con Radiocable, citada por Europa Press, el líder de Izquierda Unida señaló que este tipo de sucesos «demuestran que el racismo está profundamente arraigado en partes específicas de las aficiones, especialmente aquellas más radicales», a las que identifica con un perfil ideológico claramente inclinado hacia la derecha radical.

Además, hizo hincapié en la necesidad de una respuesta por parte de las instituciones encargadas de velar por el buen funcionamiento del fútbol y el deporte, instando a que sean mucho más enérgicas en casos como estos, incluyendo al «equipo arbitral».

En particular, Garzón dirigió su petición a LaLiga, considerando que esta entidad debería ser la más firme en términos de imponer sanciones y establecer nuevas medidas para evitar la repetición de este tipo de incidentes. Expresó que es necesario implementar diseños y estrategias que aseguren que estas conductas no vuelvan a tener cabida en los estadios de fútbol.

El llamado del ministro de Consumo resalta la importancia de combatir el racismo en el deporte y garantizar un entorno inclusivo y respetuoso para todos los jugadores y aficionados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.