Venezolano habría confesado que participó en muerte de compatriota en hostal de Perú

Redacción por 
 el 
Vie, 13 Sep | 2019
Comparte »
¿Te gusta?

Las investigaciones en torno del terrible suceso de un venezolano y un peruano descuartizado  en una hostal de Perú, hecho ocurrido el pasado lunes nueve de septiembre, dio como resultado la detención de uno de los siete implicados.

El venezolano Alexander Salazar  fue detenido el miércoles 11 de septiembre como sospechoso en el crimen de dos hombres, cuyo cuerpos fueron descuartizados y regados en tres zonas de Lima, habría confesado su participación en el asesinato dentro del hostal 'Señor de Sipán', divulgó Trome en su edición digital.

Los cadáveres de los descuartizados   fueron identificados como Rubén Matamoros Delgado, un venezolano de 22 años que fue identificado por los tatuajes que llevaba en su cuerpo, y su amigo, Jafet Caleb Torrico Jara, de 24 años.

Presuntamente, Alexander Salazar había sido expulsado del Perú hace unas semanas junto a un grupo de venezolanos, "pero sorpresivamente logró ingresar nuevamente a nuestro país y se encontraba de forma ilegal".

El motivo por el que fue expulsado del Perú fue por mentir en sus antecedentes policiales y penales, "ya que al parecer en Venezuela se habría dedicado a la delincuencia y estaría buscado por otros crímenes".

Se presume que Rubén Matamoros se hospedaba algunas veces en una habitación del referido hotel. Este habría tenido vínculos con los siete venezolanos que desde hace dos meses vivían en las habitaciones 502, 503 y 506 del quinto piso del hospedaje, refirió la prensa peruana.

Los siete presuntos homicidas (dos mujeres entre ellos), desaparecieron la misma noche que las víctimas. Uno es conocido como Michelle, quienes son buscados por detectives de la División de Investigación de Homicidios.

En Perú 21 dicen que fueron los logotipos de las toallas que envolvían los restos humanos los que llevaron a la Policía a la escena de este impactante doble homicidio. Se trata del hotel Señor de Sipán, ubicado en la calle Unión, cerca del exterminal.

Los peritos de Criminalística realizaron las pruebas de luminol en este lugar y así determinaron que ahí se cometió el crimen.

En el portal de Perú 21 se lee que  "se tuvo acceso a los videos de las cámaras de seguridad del hotel y de los locales cercanos. Estos muestran que un taxi blanco, de placa CON-507, llegó a 00:30 horas del lunes al frontis del hospedaje".

Una mujer de cabello largo bajó e ingresó al hotel. Un minuto después salió con dos hombres que cargaban una pesada bolsa de rafia y un ventilador, que subieron a la maletera del vehículo. Luego apareció otra mujer y un tercer hombre con otro paquete.

Estos cerraron la maletera, subieron al auto y se fueron del lugar. En una esquina estaba otro sujeto en una moto que, al parecer, escoltaba a los homicidas.

Tras las citadas evidencias, los investigadores intervinieron a un venezolano, de apellido  Salazar, quien trabajaba como recepcionista en el hostal, y al taxista que habría trasladado a los asesinos. Ellos son interrogados en la Dirincri.

Una de las hipótesis que baraja la Policía es que detrás de este doble asesinato estaría "la venta de droga al menudeo".

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.