Solicitud/ Urge respetar sus derechos laborales

Usuarios de bus Trujillo denuncian desvío de rutas y maltrato al personal

Redacción por 
 el 
Sáb, 22 Sep | 2018
Comparte »
¿Te gusta?

Un importante número de usuarios de las rutas Valera-Pampán-Flor de Patria-Café Venezuela y del tramo Valera-Pampán- Monay-Batatillo-Sabana Grande, nos envían una nota informativa para solicitar con mucho respeto al ciudadano coronel :registered: Simón Sarmiento, presidente de la empresa regional Bus Trujillo, un trato más digno a los valiosos operadores de las unidades que cubren las diversas rutas inter y extraurbanas a lo largo y ancho de los 20 municipios.

Al parecer, operadores se les estaría dando sobrecarga de trabajo, mientras se le ha limitado varios derechos como el consumo de agua para su hidratación lógica, alimentos, jornadas de descanso y la restitución normal de su labor tras culminar algún reposo por orden médico.

Importante el traslado

En la parada del Mercado de El Victoria, frente a la sede de Pdval-Valera, varias profesionales de la enfermería del Hospital Pedro Emilio Carrillo y del Seguro Social de La Beatriz, y que residen en poblaciones como Los Silos, Sabana Grande y El Batatillo, expresaron que hace varios días el autobús que cubre esa ruta ha sido enviado a otros lugares, motivo por el cual muchos pasajeros se han quedado varados.

Indicaron que a los operadores los cambian a cada momento, lo que dificulta la cobertura integral del servicio, y perjudica a los operadores asignados desde el inicio de la ruta.

En el caso del tramo Valera-Pampán-Café Venezuela, una de las unidades autobuseras fue también desviada por los supervisores a otro municipio, lo que ha ocasionado grandes colas y tumultos para poder acceder a la unidad una vez llegue a la parada.

El desvío de rutas hace que queden varados los usuarios, según lo expresado por los denunciantes, por falta de incapacidad a muchos pasajeros, ya que por falta de espacio no se puede llevar a todos en un solo bus.

Derechos sindicales y laborales

Otro de los puntos negativos a corregirse en lo inmediato, es el referido a los derechos de los operadores como trabajadores y seres humanos, ya que se ha dado el caso que se les prohíbe tomar agua para hidratarse, comer a las horas habituales, llevar un compañero para les auxilie en alguna contingencia, bajar por su puerta normal de ingreso.

De igual manera, cuando llegan de un reposo médico a retomar su ruta, los supervisores, no se sabe por orden de quién, les aplican un “plantón” de manos caídas; cosa contraria al a filosofía socialista de humanismo, respeto, igualdad e inclusión promovido por el presidente Hugo Chávez y ahora Nicolás Maduro Moros.

No se trata -expresan las informantes- fomentar guarimbas o faltar el respeto a las autoridades de Bus Trujillo, pero es necesario que a estos abnegados trabajadores del volante en vez de cuestionarlos y sancionarlos.

Más bien deberían estimularlos para que continúen prestando un servicio eficiente.

Es cierto que hay algunos operadores que muchas veces no son tolerantes con la presión ejercida por los pasajeros, "pero la gran mayoría actúan con cariño, apego y amor por lo que hacen”.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.