Denuncia Conrado Pérez Linares

Trujillo colapsa por crisis hospitalaria y la falta de combustible

Mientras esto sucede, el gobernador Rangel Silva, anda de rumba en rumba.

El estado Trujillo está sumido en el caos y la desidia total, como consecuencia del colapso de toda la red hospitalaria y la falta de combustible, flagelos éstos que tienen a la entidad, en situación de parálisis y de deterioro de la calidad de vida de los trujillanos. La denuncia la formuló el coordinador regional del partido Primero Justicia y diputado a la Asamblea Nacional, Conrado Pérez Linares, quien indicó que lo que ocurre con la salud en la entidad, es una verdadera tragedia, ya que los centros asistenciales más importantes como son los hospitales Pedro Emilio Carrillo y Juan Montezuma  Ginnari,, de Valera, José Gregorio Hernández de Trujillo y Rafael Rangel de Boconó, se encuentran hoy en día en situación ruinosa con sus plantas físicas dañadas, sus techos convertidos en coladores, sus drenajes atiborrados de basura, escombros y aguas putrefactas, sin electricidad, sin suministro eficiente de agua potable. Pero además de ello, estos nosocomios carecen de personal médico y paramédico, como consecuencia del éxodo masivo de estos profesionales hacia otros países en búsqueda de un futuro mejor, porque en Venezuela, particularmente en Trujillo, devengan sueldos miserables que no les alcanzan ni siquiera para satisfacer sus necesidades básicas de alimentación y vestido. Y por si fuera poco, en estos hospitales no hay tampoco,  medicinas, equipos e insumos médicos para atender a los pacientes. 

RANGEL SILVA CULPABLE 

Mientras la salud del pueblo trujillano agoniza, nuestro flamante gobernador, Henry Rangel Silva, se la pasa de rumba en rumba, bailando reggaeton en los actos públicos en los que participa, denuncia el parlamentario. -Queda bien claro entonces que a este funcionario no le importapara nada, que el pueblo, por su desidia e indolencia, se muera por falta de asistencia médica hospitalaria. 

SIN GASOLINA 

Otro grave problema que azota a Trujillo - precisó Pérez Linares - es la falta de gasolina, cuyo efecto inmediato ha sido, la paralización casi total del servicio de transporte público, situación que atenta contra el trabajo, la producción agrícola, pecuaria e industrial de un estado que ha sido conducido a su debacle social y económica, por un gobernador a quien no le importan los trujillanos y a quien le quedó muy grande el ejercicio e cargo que lamentablemente en la actualidad ostenta. 

TIEMPOS MEJORES 

A Dios gracias - aseguró el declarante - vienen tiempos mejores. Y es que Venezuela y en particular Trujillo, muy pronto van a salir de esta amarga pesadilla a la que la han llevado los nefastos gobiernos de Nicolás Maduro y Rangel Silva, respectivamente. Y eso será posible cuando más temprano que tarde, el compañero presidente encargado de Venezuela, Juan Guaido, asuma de manera definitiva, el control de la nación venezolana, para poner en marcha el ambicioso programa de gobierno que ha sido diseñado, denominado Plan País. -Por eso a mis queridos hermanos trujillanos los invito a incorporarse en todas las acciones que ha emprendido la oposición nacional, liderada por Juan Guaido, para que cese la usurpación, se instale un gobierno de transición y se convoquen elecciones libres, procesos éstos que avanzan indefectiblemente y que enrumbaran de nuevo a Venezuela, por los senderos del desarrollo, la paz y el bienestar colectivo.

Jue, 10 Oct | 2019

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.