Alternativas económicas durante la crisis (I)

Trujillanos prefieren comprar comida en Cúcuta para ahorrar el 50% de los costos

Redacción por 
Giovana Matos ECS
 el 
Vie, 31 Mayo | 2019
Comparte »
Unos 140.000 pesos colombianos son suficientes para comprar comida en Cúcuta, lo necesario para que una familia se abastezca por una semana con productos de consumo prioritario. Esta cantidad equivale aproximadamente a Bs. 280.000, una suma de dinero que no alcanzaría para comprar en el estado Trujillo los alimentos básicos.
¿Te gusta?

El poder adquisitivo en Venezuela continúa decadente. Para los trujillanos cada vez es más difícil costear los productos de primera necesidad debido a sus precios inflacionarios, por esta razón, algunos ciudadanos viajan a Cúcuta, Colombia, para comprar alimentos y ahorrarse la mitad de los gastos.   

Según un sondeo realizado en el comercio trujillano sobre los precios de productos más necesarios en un hogar, se necesitan aproximadamente Bs. 200.000 para comprar un artículo de los siguientes: harina, arroz, pasta, leche, caraotas,  sal, café, aceite y azúcar. Mientras que en el comercio colombiano se necesitaría solo un presupuesto de Bs 90.000.

Se descartó en esta investigación los productos no perecederos como los enlatados, para resaltar los de mayor consumo y prioritarios en un hogar trujillano.

PRESUPUESTO NECESARIO

Carlos Sánchez, residente de Valera, quien acostumbra viajar continuamente aseguró que en Cúcuta se puede comprar un mercado semanal con 50 dólares. “Esa cantidad  equivale a 140.000 pesos, dependiendo de cómo esté el cambio. Con eso se compran varios artículos de cada producto”, detalló.

Los trujillanos suelen viajar dos veces al mes,  generalmente adquieren cuatro o más artículos  de cada producto para abastecer sus hogares por determinados días y evitar las compras en el comercio local, que generalmente resultan más caros.

“Yo me traigo hasta siete productos de cada uno, porque en mi casa somos muchos y la comida me tiene que durar hasta que viaje para allá otra vez”, indicó Luisiana Álvarez, ciudadana de Valera.

Al momento de esta investigación, el peso colombiano tenía un valor referente al bolívar de 0.56, según tasas de cambio en Cúcuta.  Pero, este cálculo puede sufrir alteraciones durante el día.  Quiere decir que 140.000 pesos, suficientes para un mercado semanal en Cúcuta,  equivalen aproximadamente a Bs. 280.000, una cantidad que no alcanza para comprar varios artículos de consumo prioritario en el estado Trujillo.

Otros trujillanos que no pueden viajar continuamente, optan por ir a Cúcuta una vez al mes. “Yo hago un mercado grande que dure todo el mes, además compro algunas cositas personales y apenas gasto $100, que son aquí como Bs 650.000. Aquí nadie come todo el mes con esa cantidad”, manifestó Franchesca Terán, habitante de Carvajal.   

SOLO DE Bs. 500

De acuerdo con la Asamblea Nacional  la inflación interanual en Venezuela se ubicó en  1.304,494 en abril de este año, sin embargo, para el Banco Central de Venezuela en el año 2018 cerró en un 130.060%.   

Este problema económico ha ocasionado una devaluación evidente en la moneda nacional, un factor que ha incidido en la aceptación de billetes de baja denominación, pues para los comerciantes y empresarios dicha moneda perdió el valor total.

Esta situación se ha extendido hasta más allá de Trujillo y otros estados. En las casas de cambio en la frontera, donde solo aceptan billetes de Bs. 200 y Bs.500.

Si los trujillanos llevan bolívares, deben ser  únicamente de alta denominación, si tienen moneda norteamericana, les dan 2.850 pesos por cada dólar.

“Es mejor traer dólares, uno se evita sufrir por efectivo y se va seguro porque aceptan cualquier billete de los verdes”, explicó Carlos Castellanos, quien viaja seguido a Cúcuta.

RIESGOS DE COMPRA

El viaje a Cúcuta también tiene riesgos para los trujillanos. Desde el cierre del Puente Internacional Simón Bolívar, el pasado 23 de febrero, la opción más viable para atravesar la frontera es pasar por Las  Trochas.  Sin embargo, los entrevistados aclararon que por el puente pueden cruzar  las  personas  con informe médico, estudiantes o de la tercera edad.

Las Trochas, es una zona ubicada a menos de un kilometro del puente. Es un río, que según los testigos, “no es difícil de cruzar” porque sobre él hay una especie de acera que construyeron  para poder pasar.

“Las veces que he ido no se me ha hecho difícil pasar por allí, pero si llueve, la cosa se pone complicada porque el rio crece”, aseguró Gregory Hernández, trujillano.   

Para aquellos que temen pasar solos, hay  personas encargadas de ayudarlos. “Los trocheros ayudan a la gente a pasar, cobran 2.000 o 3.000 pesos y así se ganan la vida”, dijo Hernández.

Según los ciudadanos entrevistados, el regreso es más cómodo. Pasan Las Trochas y cancelan a “los trocheros o carretilleros” entre 10.000 y 15.000 pesos  para que carguen sus maletas.

“Si uno puede con las maletas no paga, pero es tanto el cansancio que es mejor pagar para que otra persona cargue todo. Ahora, si uno trae muchos productos, hay que darle una  colaboración a  ‘los paracos’ para que dejan  pasar la mercancía”, detalló Hernández. 

EL VIAJE

La en compra de alimentos en Cúcuta también amerita un gasto extra. El pasaje a Cúcuta de salida y regreso,  se estima entre Bs. 70.000 y 85.000 en efectivo, dependiendo del lugar de partida.

Los trujillanos entrevistados también explicaron que en los costos del viaje se deben incluir unos 8.000 pesos para pagar cuotas en las alcabalas. “Los guardias venezolanos nos dicen que los bolívares no sirven, que le demos pesos o productos para dejarnos continuar el viaje”, expresó uno de los testigos.

Otros gastos, como la comida durante el viaje también deben calcularse en pesos. “Al salir de Valera debes ir mentalizado en que tus gastos serán en moneda extranjera, en ese viaje nuestra moneda no es tomada en cuenta”, advirtió Carmen Montenegro, valerana.

 

En un segundo reporte de Alternativas económicas durante crisis (II) se compartirá los análisis y comentarios de la economista trujillana Nataly Espinoza, donde aseguró que “comprar comida en Cúcuta vale la pena aun con todos los gastos que implica el viaje y que dicha situación, no perjudica al comercio local si no en cambio, nos beneficia porque tenemos más variedad a la hora comprar productos de primera necesidad”.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.