Trabajadores trujillanos celebran sus logros sin reivindicaciones auténticas

Redacción por 
 el 
Vie, 01 Mayo | 2020
Comparte »
¿Te gusta?

El Día del Trabajador 2020 se celebra este 1 de mayo, y en Venezuela, al igual que en otros países del mundo, podría ser un día festivo. Una fecha conmemorativa para recordar a los trabajadores que lucharon para conseguir unas condiciones de trabajo justas, como la jornada laboral de ocho horas, pero este país se encuentra sumido en una gran crisis económica y social, luchando ahora para contrarrestar una pandemia mundial, nos obliga a celebrar paralizados. 

Este año será aún más atípica la celebración por la pandemia del coronavirus, que ya esta se ha cobrado la vida de más 200.000 personas en todo el mundo. Las manifestaciones están completamente prohibidas, y un 80% de las empresas se encuentran cerradas.

Honores al personal de salud de nuestro país, a los médicos, enfermeras, camilleros, obreros, a los policías, a los bomberos, a los trabajadores que están en sus puestos de trabajo y que cumplen sus funciones con responsabilidad, a pesar de la crisis en la que está sumergida Venezuela.

También es día de celebrar con los patronos que hacen esfuerzos por mantener sus nóminas, así estén obligados a estar cerrados, sin producir.

Y muy especialmente enaltecemos el trabajo de los venezolanos que migraron a otras naciones, como el joven de la imagen en esta nota, que vende helados en las calles de Lima, Perú y que como él muchos hoy están sufriendo las consecuencias de esta pandemia.

Un poco de historia

El origen de esta celebración se remonta a finales del siglo XIX, y más concretamente al año 1886 en Estados Unidos. Fue entonces cuando varios trabajadores decidieron luchar para que las jornadas laborales fueran de 8 horas. Hasta entonces el límite máximo se establecía en 18 horas.

El 1 de mayo del año 1886 el sindicato mayoritario empezó una huelga en la ciudad de Chicago. Los enfrentamientos entre los trabajadores y la policía fueron muy violentos.

Después de tres días de huelga, el 4 de mayo se organizó una concentración en la plaza de Haymarket, donde la tensión de los manifestantes fue aumentando casi a cada minuto. Un artefacto explotó en la plaza y un policía murió. Cinco personas fueron condenadas a morir ahorcadas: tres periodistas, un carpintero y un tipógrafo, los «mártires de Chicago».

Por lo tanto, el 1 de mayo es un día para recordar a quienes lucharon por la jornada laboral de 8 horas, los trabajadores de Haymarket y un día más para enarbolar el valor del trabajo de cada uno de los venezolanos, dentro y fuera del país.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.