Luto Deportivo/ El cronista Sentimental de Valera

Se nos fue el “líder” Arnoldo Bolívar

Redacción por 
Gabriel Montenegro
 el 
Vie, 07 Dic | 2018
Comparte »

Ayer dejó de existir en esta ciudad, uno de los hombres más queridos de la Valera pujante de Doña Mercedes Díaz. Se trata del “Líder” Arnoldo Bolívar, con quien tuve junto a mi hermano José Ignacio una relación especial, ya que desde muy chamos estudiamos juntos en el Grupo Escolar Andrés Eloy Blanco del sector Lazo de la Vega de Valera y nuestra amistad sincera y cercanía familiar se mantuvo inalterable por más de 50 años, afianzándose aún más en nuestro años de madurez.

 Arnoldo  no solo fue un hombre preocupado por la identidad regional y fiel defensor de la llamada valeranidad, sino hasta paseó su otrora figura juvenil por los más grandes escenarios en la especialidad del Judo, siendo representante regional en muchas competencias en la categoría de más de 90 kilogramos de peso.

De estatura elevada y mucha fortaleza, su apariencia de hombre fuerte con cara dura y aparente actitud tosca, detrás de él se escondía el verdadero ser sensible, amable, dicharachero, bonachón , comprensivo y muy humano.

  Se convirtió en uno de los voceros populares de la ciudad de las “Siete colinas” y en cada acto público, especialmente cultural y deportivo aparecía con su megáfono a promover el evento o servir de maestro de ceremonia, amén de mantener su actitud como servidor público permanente, altruismo y desprendimiento material, sin esperar nada a cambio más que el cariño de su gente.

 En las celebraciones de los gremios periodísticos Arnoldo era invitado de primer orden, siempre respetuoso y muy dado al aspecto ceremonial. Tenía en su poder una de las colecciones de fotos y escritos sobre la historia de Valera y su desarrollo, siendo nombrado el “cronista sentimental de Valera”. Incluso hasta creó la llamada Hemeroteca del CRGV, dirigida a preservar la historia institucional del Círculo de Reporteros Gráficos-Seccional Trujillo, gremio con el cual tuvo especial deferencia  con un rico material referencial y fotográfico en su haber. “ Cómo estás líder”-era su saludo habitual por las calles valeranas donde nos lo topábamos y de allí el apodo cariñoso por parte de su gente.

   Con orgullo puedo asegurar,  que nadie ha sido más indicado para hablar de la Valera de ayer, de su época romántica, de su proceso urbanístico, religioso y sus personajes.  Un cronista popular que  siempre destacaba en sus referencias , además de la donadora de la meseta donde se asienta la ciudad Doña Mercedes Díaz, el trabajo creador de  monseñor José Humberto Contreras, Monseñor Mejías, el padre Juan de Dios Andrade, benefactores como Marcos Valera, Domingo Giacopini, José Luis Faure Sabaut,  Jacob Senior Carrasquero, Alfredo Tulene,  Hortensio Hernández (padre) Joaquin Padilla, Don Pepe Muchacho, Ignacio Miguel Burk, Horacio Colmenter, Don Jorge Haack, Horacio Di Rosa, Rafael Ángel Espinosa, doctor Pedro Emilio Carrillo, doctor Luis Omar Rojas, Tulio Natale, Luis Mazzarri Montilla, Luis Gonzaga Matheus, la familia Bertoni, familia Balestrini, familia Arismendi, Simón Rojas, familia Chuecos, Castellanos, familia Muchacho-Unda, familia Montenegro Rojas, familia Medina,familia Huz-Ojeda, familias Hidalgo-Hernández, Bracho, Matheus,  Padrón, Añez, Angulo, Ramos, familia Caracas Camacho, familia Pulido, familia Simancas, José Vasallo Cortés, el padre Pedro Juárez, padre Javier Sarrasqueta, padre Félix Serrano, padre Ricardo Villegas, Monseñor José León Rojas Chaparro, Pedro Rosario Maggi, Antonio Pérez Carmona, Pedro Malavé Coll, Aura Briceño Monrreal, Luis González, Irán Peña, Hermógenes Rangel, Paolo Longo Galante, los hermanos Román y Manuel Palma, Omar Nava, Luis Godoy, Elio Raggioli, Juan de Dios Ramírez, Pedro García Leal, Francisco González Cruz, Alfredo Matheus, Manuel Peña, Ángelo Vernanis, Beniamino Romano, Felipe Segovia, Joaquín Viloria, Toñito Valero y familia, Pedro Bracamonte, Pepe D´Albenzio, Pedro Gamboa, Pedro Urquiola, La Gata Pérez, Alfredo Tosco, Manuel Montero, Benito Medina Machado, los hermanos Dubuc (Jorge y Enrique) , Toño Lobo, Pedro Alarza Jugo, Juan Abreu, Páride Vezzani, La familia Storme,  Cheguel Álvarez, Virgilio Plaza, José Muchacho Bertoni, Ramón Beltrán Espinoza, Marisol Urbina, Asterio Bravo, Mario Maya, Eladio Muchacho, Aura Salas Pisani, Ana de Marchandi, María Arroyo, Gladys Mota, profesor Portes, Pedro Bazó, Alberto Reixach , entre otros tantos valeranos de alma vida y corazón.

REACCIONES DE GENTE AMIGA

Las muestras de solidaridad y pesar no se hicieron esperar por parte de sus amigos… José Rosario Araujo dijo en su cuenta Facebook:” Lamentable noticia recibí de la muerte del buen amigo Arnoldo Bolívar. ¡Qué vaina! Uno queda como fuera de espacio cuando un amigo se va.

Arnoldo Bolívar el Cronista sentimental de la tierra de Mercedes, un hombre que siempre estuvo velando por la historia de nuestra tierra.

Recuerdo que cuando fui editor del periódico “Gente” conté con su ayuda para una columna sobre la ciudad por más de 3 años. Con qué dedicación llegaba todas las semanas con fotos para ese espacio.

Nunca repitió una foto y las escogía con mucha consagración. Cada vez que llegaba a la oficina con su trabajo, evocaba la historia reciente de nuestra tierra.
Arnoldo era una enciclopedia sobre la historia de los últimos 60 años de la ciudad, sabía de cada una de sus facetas, de sus personajes, coleccionaba sus revistas, sus periódicos, sus canciones y sus libros.

¡Qué gran hombre fuiste!
Recuerdo que me decía que para el Bicentenario de la ciudad, quería regalarle un libro con las mejores fotos de Valera que tenía.

Él amaba Valera, la amaba no para ganar prebendas con su trabajo de cronista sentimental de la ciudad, no buscaba gloria, solamente quería ser su servidor y lo fue. 
Atesoraba con cariño todo lo que había sido hecho por Valera

Gran conversador era Arnoldo, gran amigo y excelente persona. Hombre combativo que luchó con esa enfermedad por tantos años como lo hacía en sus combates de Judo.
¡La enfermedad no me vencerá! Me dijo un día. No lo venció. Batalló por tantos años con ella, hasta que Dios decidió darle el descanso merecido.

Recuerdo a Bolívar en su gimnasio de Judo, derrochando su don de gente, su amor hacia sus semejantes y su carisma.

Será difícil olvidar una persona como él y la ciudad lo debe recordar como uno de sus hijos que más la amó.
Bolívar siempre Bolívar, así serás para la ciudad, siempre su Cronista Sentimental, eternamente estará en la tierra de la antigua Hacienda Santa Rita, estas sembrado en ella. ¡Adiós amigo mío.

 Vaya desde la redacción de Diario El Tiempo a su amantísima familia, nuestra palabra de condolencia y respeto en estos aciagos momentos...!Paz a su alma!!!.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.