Programa de capacitación para la formación de preventores integrales frente a la Covid-19

Redacción por 
Roberth Antonio Ramírez Torres
 el 
Mar, 21 Jul | 2020
Comparte »
¿Te gusta?

¿Cómo hacer para desde el pueblo y con el pueblo enfrentar la COVID-19, de manera que, después de todo esto, Venezuela y los pueblos salgan fortalecidos?... Es sin duda entender que, se trata de un momento histórico mundial,no sólo pandémico, sino de todo un desafío político-pandémico-geopolítico; desde el inicio de la pandemia, ha entendido la Escuela de liderazgo y Valores, y así mismo, con el CEET, Centro de Encuentro y Educación para el Trabajo en el estado Trujillo, que en conjunto han asumido, uniéndose en una misma visión por la salud y la vida.

A pesar de la pandemia de COVID-19, ELVA, la Escuela de Liderazgo y Valores de las comunidades trujillanas, a través de la Red Cultural Comunitaria del estado Trujillo, ha logrado mantenerse activa y en compromiso con la salud y la vida, con amor a Dios y con amor al prójimo; promoviendo la sensibilización y concienciación en la necesidad de prevención frente al virus de SARS Cov-2 que causa la enfermedad de COVID-19 y desde ese trabajo el encuentro, coordinación y apoyo mutuo con el CEET, Centro de Encuentro y Educación para el Trabajo en el estado Trujillo.

ELVA y las comunidades valeranas, morosamente cobijadasen conversatorios, aprendizajes sociales y prácticas de yoga, cobijados bajo la sombra de los árboles; expresando en la práctica que: entre la cuarentena social voluntaria y la acción de servicio o al servicio comunitario no existe ninguna contradicción, sino que, es complementación desde la vocación comunitaria de servir y ser útil al pueblo valerano, trujillano y venezolano en general; desde nuestro lar, a Venezuela y la humanidad, en el presente actual y en el futuro post pandemia.

Luego del retorno de actividades, en medio de la cuarentena prolongada y las flexibilizaciones científicamente programadas, a partir de los meses de mayo y junio de 2020, en medio de la nueva “normalidad”; conscientes que ya no sería la misma normalidad de antes, y acatando cuidadosamente, todas las medidas de nuestro Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, con base a las orientaciones de la OMS, Organización Mundial para la Salud; en el entendido que la nueva “normalidad” sería relativa, controlada, preventiva y vigilada. Así, por todos los meses y años que sea necesario, hasta que la ciencia logré una vacuna para prevenir y erradicar la COVID-19, a nivel mundial y en nuestro país.

Desde que se presentaron los primeros casos, nosotros desde la Escuela de Liderazgo y Valores, temíamos que desde sectores nacionales y extranjeros se propiciara el contagio de miles y millones de venezolanos y la muerte de decenas o centenares de miles, para procurar así lograr un zarpazo político en Venezuela. Situación preocupante y alarmante, frente a lo cual, venimos trabajando en conjunto con quienes se han sensibilizado, coordinando esfuerzos para contribuir en las labores de información, educación y formación de conciencia para la prevención frente al COVID-19, a la vez que de fortalecimiento de la capacidad de resiliencia social y equilibrio socio-psico-emocional en la gente.

En esta oportunidad, en que el mundo en general se encuentra amenazado por la pandemia de la COVID-19, y también, nuestra República Bolivariana de Venezuela, a pesar del gran esfuerzo y excelente trabajo de contención, prevención, control y despistaje que ha hecho el Gobierno Bolivariano, desde el mes de marzo de 2020; durante los últimos meses de junio y julio, se está presentando un aumento alarmante de casos comunitarios, así como por contacto internacional y por la presencia de “trocheros”.

Consideramos que,frente al alarmante aumento en Venezuela, y la presencia de “trocheros” actuando como vectores o propagadores de contagio, la labor de educación, conciencia, comprensión y prevención frente al COVID-19, debe considerarse como una actividad estratégica prioritaria y transversal,  al servicio para todos los demás sectores productivos prioritarios y a nivel de las comunidades e instituciones en general.

Por cuanto, si la pandemia continua avanzando y va afectando familias y comunidades, al personal y los trabajadores a nivel de instituciones y empresas, a nivel de la producción y la comercialización de alimentos, a nivel de la producción y distribución de medicamentos, a nivel de instituciones y de servicios públicos prioritarios, a nivel de las comunidades urbanas, rurales e indígenas;a nivel de los cuerpos de seguridad y de defensa de la República, se pondría en peligro todo el esfuerzo hecho por el Gobierno Bolivariano para contener y controlar la COVID-19, en Venezuela; para  detectar, cercar y cortar toda cadena de transmisión y contagio.

Consideramos fundamental, formar la conciencia en la población, para que el pueblo mismo sea capaz de contribuir a contener y controlar la expansión del virus, hasta cortar todas las cadenas de contagio en el municipio Valera, en el estado Trujillo y en Venezuela.

Es fundamental la conciencia y formación de todo el pueblo, ante tan grave situación, que es aún, más grave y delicada, en medio de todas las peligrosas amenazas y acechanzas que desde afuera de Venezuela y desde dentro del país conspiran contra la soberanía de la Patria y la estabilidad de la República. Cuidar, cuidarse y entre cuidarnos entre todos y todas es un acto cultural y espiritual profundo por preservar la salud; es un acto de amor a la vida, a la Patria, al prójimo y a Dios.

Situación que todos, la mayoría debemos asumir, por compromiso con la salud y la vida, por compromiso con el país, la Patria y la República; por cuestión de humanidad y cristiandad por parte de quienes somos cristianosy mantenemos la fe en Dios como el Ser superior o como el Dios de nuestros padres; desde luego, respetando también a quienes no crean en Dios como el Ser superior o prefieran negarlo, pero también, dejando claro nuestro Ser cristiano, en función del respeto mutuo, del conocimiento mutuo y del apoyo mutuo.

Desde ELVA, la Escuela de Liderazgo y Valores, en este momento político-pandémico-geopolítico es fundamental asumir la prevención y la lucha por la salud y la vida, y en tal sentido estamos desarrollando un PROGRAMA  PARA LA FORMACIÓN DE PROMOTORES COMUNITARIOS EN SALUD, PREVENTORES INTEGRALES FRENTE AL COVID-19, haciéndolo en conjunto con el CEET, Centro de Encuentro y Educación para el Trabajo del Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo en el estado Trujillo.

Este programa de capacitación, ha contemplando y programado la visita a empresas, comunidades e instituciones; sensibilizando, informando, capacitando, orientando y educando sobre las correctas medidas de prevención en el trabajo, en la calle, en espacios públicos, en la comunidad y en el hogar. Estamos convencidos que frente al peligroso avance del virus COVID-19, en Venezuela, durante los últimos meses y días, la solución es la educación y conciencia de todos y todas; entendiendo que en esta coyuntura, se trata de entender qué es el poder popular,y significa,comprender que al pueblo junto con el Gobierno le corresponde el deber de salvar al pueblo.

Mientras no exista la vacuna y sea de Derecho universal para todos los países, pueblos y personas, en América y en el mundo ningún país estará a salvo; así será hasta que realmente, en América y en el mundo, todos los Gobiernos no asuman en serio la gravedad y urgencia de luchar contra la actual pandemia; hasta que en el mundo, todos los Gobiernos y los liderazgos actúen de verdad e inspirados en valores humanos y grandes sentimientos de amor a la humanidad, donde se valore la vida y también se valore y atienda también, a quienes menos posibilidades económicas y sociales tienen, o posean; porque, es cierto que la pandemia de COVID-19 no discrimina entre clases sociales.

Pero también es cierto, que sí existen Gobiernos en América y en el mundo, cuyos sistemas de Gobiernos y modelos económicos son desalmados e inmisericordes, donde el capitalismo y sus gobiernos corporocráticos, actúancon corazón de piedra, donde se discrimina entre quienes tengan dinero y quienes no;por tanto, en esos países, quienes  poseen dinero y como pagar,son quienes tienen Derecho a ser atendidos, quienes tienen Derecho a la salud y a la vida; mientras que, a los pobres, débiles, ancianos, migrantes pobres y minorías étnicas se les condena a la muerte con el COVID-19, sin Derecho a exámenes ni a la atención médica, por no contar con los miles de Dólares, Pesos o Euros para poder cancelar y ser atendidos.

Por tanto, en Venezuela, todos los sectores que sintamos y vivamos la vida de nuestras comunidades y de nuestro país, en carne propia, con profundo apego y sentido patrio, necesitamos entender que es junto al Gobierno, sin mezquindades políticas,el Gobierno y el pueblo salvando al pueblo; por lo que, corresponde desde todas las organizaciones sociales, empresariales, gubernamentales, políticas, comunitarias, gremiales, educativas, comunicacionales, religiosas y socioculturales.Es deber ineludible, corresponder y hacerlo en corresponsabilidad con las acciones que adelanta el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.

En la certeza que, enfrentar la COVID-19 en Venezuela y en el mundo es un asunto de preservar la salud y la vida, y a demás de ello, para nosotros, en nuestro país, es también un asunto sagrado de Compromiso con la Patria y la República; con la salud y la vida, y la Defensa de nuestra Soberanía de la República Bolivariana de Venezuela; a la par que vayamos aprendiendo con las comunidades, el pueblo y los pueblos de Venezuela y del mundo, cómo ha de edificarse nuestras comunidades post pandemia, cómo hacer para que después de todo esto, Venezuela y los pueblos salgan fortalecidos.Es sin duda entender, que se trata de un momento no sólo pandémico, sino todo un desafío político-pandémico-geopolítico.

Roberth Antonio Ramírez Torres

Coordinador de la Escuela de Liderazgo y Valores, ELVA

Red Cultural Comunitaria del estado Trujillo

0416 – 059 98 97

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.