Deportista/ Una muerte absurda generada por la crisis

Pesar por fallecimiento de Amadeo Baptista

Redacción por 
Gabriel Montenegro.
 el 
Lun, 14 Ene | 2019
Comparte »

El círculo de deportistas regionales y amplios sectores de la vida local valerana condenan el inesperado fallecimiento del reconocido entrenador, ex jugador de béisbol, sofbolista, árbitro  y Gloria Deportiva Amadeo de Jesús Baptista León, de 63 años de edad, quien fuera la víctima fatal de un arrollamiento por parte de un vehículo que presentó  un  desperfecto en el sistema de frenos,  mientras se hallaba en la zona adyacente al Banco de Venezuela del sector Las Acacias de la localidad trujillana, junto a varios amigos la mañana del pasado viernes 11 de Enero.

El entrenador Amadeo Baptista recibió letales heridas, al quedar aprisionado entre los vehículos. Tras ser rescatado por amigos y funcionarios, fue trasladado hasta una clínica privada donde falleció tras breve agonía . En este mismo accidente el entrenador de fútbol y ex presidente de la ATF Saulo Herrera también sufrió fractura de sus extremidades inferiores e importantes lesiones que lo mantienen en la sala de trauma shock del nosocomio valerano.

De trato agradable, polémico, e insigne trabajador del deporte,  Amadeo destacó por ser un beisbolista de grandes kilates. Estuvo en varios de los mejores equipos del béisbol aficionado de esta entidad, incluyendo el recordado Sindicato del Transporte, acérrimo rival del tradicional Taller Valera de Alejandro Durán en las décadas de los años 70 y 80 .

De talla internacional

Fue además uno de los técnicos que estuvo en las ciudades de Yauco y Peñuelas (Puerto Rico) en razón del Campeonato Latinoamericano de pequeñas Ligas, donde el estado Trujillo fue el representante venezolano.

En el año 1982, cuando  Baptista acompañó como asistente- manager a la selección integrada entre otros por Hernán Mendoza, Asdrúbal Segovia (+), Héctor Cabrera, Wilmer Vargas, Franklin Vásquez, Jesús Negretti,  junior, José Gil, Tomás Gil junior, Héctor “Gelatinita” Maldonado, Wilmer “Mime” Ramírez , José Bellingeri, Saúl Guiñán entre varios connotados jugadores que acudieron a esa cita internacional. Por cierto que con respecto a este evento, uno de sus más cercanos amigos recordó que el hoy malogrado deportista guardaba con mucho celo la gorra que llevó para esa cita portorriqueña, a la cual calificaba como “Mi gorra de la suerte”, cada vez que tenía que definir con sus muchachos algún torneo.

Excelso jugador de softbol, también formó parte junto a sus amigos Julio Pirela (+), Mariano Quintero (+), José “Cheo” Campos, Tomás Gíl, Juancho Gómez, Rafaelito Ruiz (+), Jorgenzon “Yorki” Plaza, Elbis Africano, Ulises Pereira, Rafael  Crespo, Melvin Salas, Rafael Carroz, José Trejo, Jorge Antequera, Jesús Narváez(+) el “Coco Ríos”, César Segovia, Sabatino Marino, Gerardo Álvarez entre otros, de la pléyade de cultores del beisbol infantil y la caza de nuevo talento peloteríl.

Activo con su equipo de Infantes de Plata II, lo observábamos pasionario, con su agresivo estilo, aupando muy duro a sus jugadores en el campo para que corrigieran sus fallas, pero fuera del terreno era todo amor con ellos, por quienes daba su todo su empeño y cariño especial.

En el acto de velatorio conversamos con su señora madre Dalia León de Baptista, con su tipo el conocido Rafael “Charúa” León, otro insigne deportista, con sus hermanas Gladys, Maritza, Yudith, además de la Nena León y Pedro Luis León, otros de sus amantísimos tíos, quienes coincidieron en el hecho de que su muerte fue en parte causada, además de la imprudencia del conductor causante de la tragedia,  por el tormento de la actual crisis económica, la cual nos obliga muchas veces a madrugar para hacer largas colas en las entidades bancarias en busca del dinero para el diario sustento.

Su hermano, el también reconocido árbitro  (ATU) Jorge Baptista,  casualmente también falleció hace varios años arrollado por otro vehículo en la Avenida Santa Bárbara de Valera, sector La Marchantica, y antes su otro hermano, José Luis murió en un accidente náutico en el centro del país.

Amadeo no escapó a nuestra realidad social y pagó con su vida el haber salido a buscar recursos en estos tiempos de severa inflación, falta de efectivo, desconcierto social y económico.

Vaya desde  El Tiempo nuestra sincera palabra de condolencia a sus familiares. A sus hijos Cindy, Jesús, José Luis y Jetsabel Baptista Parra. 

¡Dios Todopoderoso lo reciba en su seno!!!.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.