Paro nacional en Colombia culminó con represión y actos vandálicos

Redacción por 
 el 
Vie, 22 Nov | 2019
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

En el marco de la huelga y múltiples protestas que se llevan a cabo en Colombia, en la capital, Bogotá, la Policía ha dispersado a grupos de manifestantes con gases lacrimógenos en la plaza Bolívar, centro de la ciudad.

En Bucaramanga, los habitantes cacerolearon para protestar en contra de las medidas del gobierno de Iván Duque, hubo saqueos en algunos comercios de la ciudad.

Las cacerolas, a su vez, sonaron en Bogotá y Cali, donde la situación es similar. En esta última se decretó un toque de queda a partir de las seis de la tarde.

Los manifestantes salieron a las calles desde distintos puntos de la capital colombiana para mostrar su apoyo al paro nacional. Pese a la violenta operación policial, miles de personas, de todas las edades.  

El sonido del "cacerolazo" se escuchó con mucha intensidad en muchas ciudadades de Colombia.

En tanto, las autoridades han decretado este jueves el toque de queda en la ciudad de Cali, en el departamento de Valle del Cauca, así como en el municipio de Facatativá, en Cundinamarca, por algunos actos vandálicos y desmanes registrados. 

En Medellín, se han reportado disturbios y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. 

Según la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, unas 207.000 personas participaron de las protestas de manera "pacífica" en términos generales. La autoridad agregó que hubo 313 actividades entre marchas, concentraciones y bloqueos.

En tanto, al menos 22 personas han sido retenidas por "afectar la tranquilidad", según informó el director de la Policía Nacional, general Óscar Atehortúa. 

De acuerdo al oficial, también se reportan 37 policías heridos. Asimismo, al menos 42 personas fueron atendidas en hospitales, principalmente por "inhalación de gases y por lesiones y contusiones".

El paro nacional de este jueves ha sido convocado por sindicatos, jubilados, trabajadores y estudiantes, en oposición a un proyecto de gobierno de reforma laboral y modificación del sistema de pensiones.

En otras ciudades del país también se registraron disturbios. En Cali, donde marcharon alrededor de 20.000 personas según las autoridades, el alcalde, Maurice Armitage, decretó el toque de queda a partir de las 19:00 (hora local). Y amenazó en su cuenta de Twitter: "Quienes están afuera a esa hora, pueden ser detenidos por las autoridades".

Por su parte, el secretario de Seguridad del municipio, Andrés Villamizar, aseguró que alrededor de 150 personas se dedicaron a hacer desmanes para tratar de "generar caos en la ciudad". 

Sin embargo, en la mayoría de los 40 puntos del país donde hubo movilizaciones, no se registraron hechos violentos. En algunos casos, fueron los propios manifestantes los que rechazaron la presencia de encapuchados. 

Previo a la jornada de protesta, el presidente de Colombia, Iván Duque, había señalado que la libertad para manifestarse estaba "garantizada", pero aclaró que el Gobierno estaría "implacable con los actos de vandalismo" . 

En la mañana de este jueves, en conferencia de prensa, el mandatario declaró sobre la importancia de debatir "deberes", y señaló que "no se pueden invocar derechos para pasar por encima de los derechos de los demás". 

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.