Algunos usuarios no tienen otra opción sino abordar unidades con irregularidades

Olor a gasolina dentro de las unidades del transporte público trujillano puede afectar la salud de los pasajeros

Redacción por 
Hebert Ruiz
 el 
Mar, 06 Ago | 2019
Comparte »
En el estado Trujillo operan unidades de transporte en pésimas condiciones de servicios y no son sancionadas ni prohibidas.
Fotografías por 

Exponerse al olor de gasolina por varios minutos puede afectar considerablemente la salud de las personas, y precisamente esta situación, es la que pasajeros trujillanos temen al momento de abordar una unidad de transporte público.

Debido al deterioro de los vehículos que funcionan como transporte en el estado Trujillo, el olor a gasolina se percibe en altos niveles dentro de las unidades. Algunos pasajeros no tienen salida y deben abordar los pocos buses operativos, que generalmente presentan fallas.

En las rutas urbanas el malestar de los pasajeros es por poco tiempo, pero en los recorridos extraurbanos las personas tienen más riesgos de contraer una mala reacción por la inhalación involuntaria de gasolina.

“Me monté en una buseta que salía de Valera a Motatán y el olor a gasolina desde adentro era insoportable. Son alrededor de 40 minutos de camino los que tuve que pasar con ese fuerte olor”, contó Zoraida Pérez, trujillana.

Los expertos en sustancias tóxicas aseguran que los vapores de gasolina pueden provocar depresión en el sistema nervioso central (SNC), sin embargo, exponerse por 30 minutos solo podría provocar irritación ocular y en la garganta.

La Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR ) de Atlanta, Estados Unidos, explica que la exposición a gasolina de automóvil ocurre con más probabilidad al respirar los vapores en gasolineras cuando llena el tanque de gas de un automóvil. “En altos niveles, la gasolina de un auto es irritante a los pulmones cuando se inhala”, indica.

Debido a la crisis económica en Venezuela, y acentuada con mayor proporción en Trujillo, son pocos los transportistas que pueden realizar reparaciones mecánicas o de carrocerías en su vehículos, por lo que muchos salen a trabajar con sus unidades averiadas, lo que permite entre una de las consecuencias, exponer la salud de los pasajeros a fuerte olor a gasolina.

Juan Lobo, una residente del municipio San Rafael de Carvajal, sintió mareos por esta causa dentro de una unidad pública que se trasladaba hacia Valera. “Siendo un transporte público el chofer tenía una pimpina de gasolina debajo del asiento de pasajeros y el olor era insoportable. Yo me di cuenta cuando ya iba a mitad de camino. Esto es una irresponsabilidad, además es ilegal”.

Muchos de los efectos nocivos observados después de la exposición a la gasolina se deben a los productos químicos individuales en la mezcla de este líquido, tales como benceno, y plomo, explican los expertos. “Inhalar o tragar grandes cantidades de gasolina puede causar la muerte”, advierten.

Típicamente, la gasolina contiene más de 150 productos químicos, incluyendo pequeñas cantidades de benceno, tolueno, xileno, y algunas veces plomo; toda una serie de componentes que pueden resultar nocivos para la salud si se inhala en mayores cantidades.

En el estado Trujillo operan unidades de transporte en pésimas condiciones de servicios y no son sancionadas ni prohibidas. En una nación donde todos los servicios están deteriorados, abordar un bus que atente contra la salud del pasajero parece ser insignificante y hasta un “beneficios”, pues para algunos usuarios “es mejor que trabajen unidades dañadas a que todas se paren”.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.