Motín en el centro penitenciario de Uribana dejo un muerto y nueve heridos

Redacción por 
 el 
Vie, 08 Ene | 2021
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

Luego de percatarse de unas detonaciones en el módulo 6 del Centro Penitenciario David Viloria conocido como la cárcel de Uribana, ubicada en el estado Lara, las autoridades y funcionarios de seguridad se pusieron en alerta. Momentos después, se escucho el primer disparo seguidos de otros. 

En ese sentido, el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) informó que los líderes o pranes de los módulos 5 y 7 se enfrentaron con los del módulo 6 por el cobro de una causa de 10 dólares. 

Los sujetos Roiber Alejandro Pereira, de 24 años de edad, y Roger Amaro, de 25 años de edad, fueron los primeros baleados, quienes fueron trasladados hasta la emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto.

Roiber Alejandro recibió un disparo en el pecho y fue ingresado al centro médico sin signos vitales. Mientras que Roger, llegó con un disparo en el cuello que ameritó su intervención quirúrgica. El resto de lesionados quedó en el penal.

Posterior a estos tiroteos, los presos procedieron a secuestrar a Rafael Ramírez, director del penal para evitar que los funcionarios policiales entraran y arremetieran contra los privados de libertad. 

Ramírez estuvo al menos ocho horas en manos de los presos del módulo 7 y en horas de la madrugada fue liberado. 

El penal fue tomado por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) tenían apoyo para la custodia externa de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y este jueves 7 de diciembre ingresaron con la intención de hacer una requisa profunda.
 
Custodios manejan el negocio

Familiares develaron que los custodios penitenciarios son quienes le ponen precio a la causa, al pase de teléfono, comida cruda.

El OVP indicó que una visita especial puede salir lo mismo que pasar un teléfono inteligente, es decir, 50 dólares, por un kilo de comida cruda cobran 1 dólar, asegurando que un kilo de sal dentro del penal podía costar 4 millones.

Asimismo, el OVP denunció que los pagos se hacen en divisas, a través de pago móvil o un punto inalámbrico que tienen dentro del penal.

Desde 2016 no ocurría un hecho violento en este centro penitenciario. El llamado que hacen los familiares es que no permitan que ese recinto se convierta en un penal abierto y a su vez hacen un llamado al Ministerio de Asuntos Penitenciarios para que distribuyan la alimentación adecuada, porque de lo contrario esto no sería el principal negocio de los funcionarios.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.