Manuel Rivero asegura que para regresar a clases deben existir todas las medidas de bioseguridad contra el Covid-19

Redacción por 
 el 
Vie, 05 Mar | 2021
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

Manuel Rivero, dirigente del gremio docente del estado Trujillo, asegura que para que se retorne el regreso a clases deben existir las medidas contra el Coronavirus en su totalidad, pues para el maestro el virus no es un juego y más cuando de niños se habla.

Asegura que el regreso a las aulas no es un tema que se resuelva, como cree la administración de Maduro esto va más allá y para ello se deben tener las condiciones para tratar y sobrellevarlo en un ambiente de aprendizaje.

Este 13 de marzo las escuelas del país cumplen un año de estar cerradas. por tanto la infraestructura no está apta para dar clases dentro de las instituciones, pues el deterioro es notorio, asegura, es necesario un proceso de recuperación de la planta física de las escuelas y sus servicios. No se puede volver a las aulas hasta tanto no exitan condiciones sanitarias, como que las escuelas cuenten con agua. Asímismo se debe garantizar que en el espacio a usar, se cumpla con el distanciamiento físico de acuerdo a las medidas sanitarias,  y la dotación de tapabocas e implementos para la desinfección, para alumnos, docentes, el personal administrativo y obrero. De lo contrario, sería convertir a las escuelas en posibles focos de contagio.

“El gobierno anuncia la llegada de miles de dosis de vacunas contra el covid-19. Se supone que antes del regreso a clases, se debe realizar una campaña de vacunación a docente y alumnos”, manifiesta el dirigente gremial, por tanto antes de un reincido de clases se deben vacunar primeramente a docentes y estudiantes. 

No obstante habló de la crisis económica que atraviesan los docentes de este país, manifestó que hay que dignificar el salario de los docentes, para lo que hay un punto del que se debe partir, y es la reivindicación de los derechos económicos establecidos en la contratación colectiva vigente. 

El gobierno mantiene una deuda con el magisterio, que suma el 280% por concepto  de aumentos de salario, establecidos en el contrato colectivo. Es fantasioso exigirle a los docentes que compren sus implementos de bioseguridad, cuando la realidad es que el salario que percibe por su labor no alcanza para costear los pasajes, menos para tener una buena alimentación para si mismo y para su núcleo familiar. 

Sin esas condiciones mínimas de bioseguridad y en materia salarial, los maestros del país se encuentran inhabilitados por el patrono, para poder ejercer la labor docente.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.