Madres trujillanas en su día solo quieren el abrazo de su hijo que se fue

Redacción por 
 el 
Dom, 10 Mayo | 2020
Comparte »
¿Te gusta?

Al celebrarse el día de las madres, contactamos algunas mamas que sus hijos emigraron del país en búsqueda de un mejor futuro para ellos y en la posibilidad de ayudar a sus familiares que se quedaron. Todas coinciden que su mejor regalo, sería el abrazo que recibían cuando sus hijos estaban en Venezuela.

Martha Leal, tuvo 4 hijos, de ellos, solo las hembras permanecen en Valera, sus dos varones están en Chile con sus esposas e hijos desde hace ya 2 años, “No es fácil, no importa el dinero que te envíen para ayudarte, lo más triste es ver a tus nietos crecer a través de un teléfono celular” no comenta con sus ojos impregnados de lágrimas.

“Mi hijo Carlos Alberto, tenía dos años en Perú y vino de visita por 10 días, gracias a Dios pudo devolverse tres días antes de la cuarentena, esos días sentí que me volvía el alma al cuerpo, solo poder abrazarlo y ver su cara, porque no lo había podido ver desde que se fue, aquí donde yo vivo en El Corozal, la señal es muy mala y yo no tengo aparatos de esos inteligentes” confeso Doris Montilla una madre de 8 hijos, con 3 de sus hijos que vinve en Acarigua, estado Portuguesa, una sola hembra que le dio cinco nietos, los demás hijos si viven con ella, en el municipio San Rafael de Carvajal, por lo que celebrará este día con cuatro de sus hijos ausentes.

Una abuela con 12 nietos, hoy celebrará su día con la mitad de sus  nietos fuera del país, apenas dos días antes de esta entrevista, le nació su cuarto bisnieto en Estados Unidos, "Yo lo único que hago es rezar por ellos, para que estén bien, porque no es fácil vivir en otro país, lejos de la familia, esto es un gran sacrifico lo que ellos hacen por conseguir  un futuro que lamentablemente este país no les brinda”, no dice Carmen Saavedra, quien además es madre de seis profesionales que luchan por sobrevivir en Venezuela.

Las madres de bajos recursos son quizá, las que más sufren la ausencia de sus hijos, por la poca posibilidad de comunicarse con ellos, sin embargo, son las que reciben más ayuda de sus hijos, que se fueron con la firme convicción de ayudar a su familia, sin ni siquiera pensar en consolidar una vida en otras latitudes, sino esperando que el país cambie y que puedan regresar.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.