Los Tratados de Trujillo: Génesis del Derecho Internacional Humanitario

Redacción por 
Jorge Briceño Carmona
 el 
Sáb, 21 Nov | 2020
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia

Doscientos años se cumplen el 26 y 27 de noviembre de dos hechos trascendentales en la historia de América ocurridos en Trujillo: la firma de los Tratados de Armisticio y  Regularización de la Guerra y, el encuentro del presidente de la Gran Colombia Simón Bolívar, con el  general en jefe de las Fuerzas Armadas de España en Venezuela Pablo Morillo, ambos acontecimientos ocurridos en la ciudad de Trujillo de Nuestra Señora de la Paz y en la villa de Santa Ana, respectivamente.

La firma de los tratados representan, sin duda, un pedestal  importantísimo en los anales de la diplomacia en América,  en ellos seafianza el dialogo diplomático para “humanizar la cruenta guerra y someterla a los principios de los pueblos civilizados”.

Echando una mirada retrospectiva a la historia “Bolívar durante el desarrollo de la Campaña Admirable, iniciada en Cúcuta el 14 de mayo de 1813, a su paso por Trujillo , el 15 de junio de ese año, emite su proclama de Guerra a Muerte, a causa de las violaciones del Derecho de Gentes y a las primeras capitulaciones por parte de Monteverde, Zerberis, Antoñanzas y Tízcar, entre otros jefes  que  imponían  el  régimen  del  terror  por  parte del  ejército  realista  en  suelo venezolano. Este hecho político, a la luz del Derecho de los Tratados y del Derecho Internacional, le reconoció el carácter institucional de autoridad gobernante a las fuerzas libertadoras beligerantes encabezadas por  Bolívar…” (1)

Para este acontecimiento diplomático valiosísimo, el Libertador Simón Bolívar designó como negociadores  al joven General de Brigada (25 años) Antonio José de Sucre, al Coronel Pedro Briceño Méndez y al Teniente Coronel José Gabriel Pérez, mientras que Pablo Morillo escogió como sus representantes a Juan Rodríguez del Toro,  alcalde primero de Caracas; brigadier Ramón Correa, jefe superior político de Venezuela, y Francisco González de Linares, comerciante  ligado estrechamente a la corona.La firma de estos tratados se llevó a cabo a las 10 de la noche del día domingo26 de noviembre y al día siguiente, lunes 27, se efectuó  el encuentro entre Bolívar y Morillo en la hermosa población de Santa Ana.

“Los comisionados realistas llegaron a la ciudad de Trujillo el 21 de noviembre y fueron recibidos de inmediato por los comisionados republicanos que los aguardaban allí. Después del canje de los respectivos poderes, se iniciaron el día 22 las negociaciones con una proposición escrita de los realistas, a la cual respondieron también por escrito el mismo día los republicanos. En el curso de los días siguientes cada comisión fue informando del desarrollo de las negociaciones a sus respectivos superiores, quienes se hallaban, Bolívar en Sabana Larga y Morillo en Carache”.(2)

Pero, focalizándonos en el hecho de la firma de los tratados, podemos decir que este acontecimiento, es el principio  de uno de los bastiones de la diplomacia, como lo es el Derecho Internacional Humanitario y,  como bien lo expone el historiador  amigo y conterráneo, hijo del pueblo de Santa Ana, Jesús Caldera Infante,” Estas importantes deliberaciones  permitieron humanizar la beligerancia, permitir el canje de prisioneros, no llevarlos conflictos bélicos a las poblaciones civiles no combatientes o desarmadas, rendirle honores a los fallecidos y la atención y asistencia médica de los heridos en combate, los cuales no se deben considerar como prisioneros de guerra…”

Estamosen presencia entonces, de  la génesis del Derecho Internacional Humanitario en América, pues allí se echaron las bases para el alumbramiento fecundo de esta rama del derecho internacional, sin olvidar que fue el Mariscal Antonio José de Sucre el baluarte de estos tratados, quien colocó  su brillante talento y su ingenio diplomático, para llevar a feliz término  el diálogo y  su posterior rubrica. Esta actuación de Sucre lo convierte en el precursor del DIH,  reconocido por el propio Libertador Simón Bolívar en misiva escrita  en febrero de 1825, al afirmar que “Este Tratado es digno del alma de Sucre, él será eterno como el más grande monumento de la piedad aplicado a la guerra”.

Así pues, los tratados de Trujillo son el punto de partida de una doctrina internacional de grandes alcances para la paz y el humanitarismo, adelantados a la primera convención  de Ginebra (1864) sobre el Derecho Internacional Humanitario y que como lo refleja  Caldera (2011) “Los Convenios de Ginebra y sus protocolos adicionales son hoy tratados internacionales que contienen las principales normas destinadas a limitar la barbarie de la guerra. Protegen a las personas que no participan en las hostilidades (civiles, personal sanitario, miembros de organizaciones humanitarias, religiosos, niños, etc.) y a los que ya no pueden luchar (heridos, enfermos, náufragos, prisioneros de guerra) y bien puede sostenerse que tienen un antecedente de gestación, una semilla pionera de origen latinoamericano, fruto del despliegue de fuerzas encontradas en la lucha por la independencia de nuestra región frente al dominio ibérico…”

Los tratados de Trujillo fueron refrendados por el Libertador Bolívar y el General Morillo durante su histórico encuentro,   una mañana cubierta de neblina, en la pequeña y acogedora villa de Santa Ana.

Dos siglos exactamente de tan trascendentales acontecimientos que,  para regocijo de los venezolanos,inmortalizan a Trujillo como la “Cuna de la Diplomacia Americana”.

Notas

1.- Caldera I., Jesús.  Sucre, pionero del derecho internacional humanitario durante la gesta de emancipación grancolombiana. Génesis y antecedente (2011)

2.- Briceño P. Mario, Los tratados de Trujillo. Fundación Polar

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.