Las compras nerviosas se apoderan de los trujillanos

Redacción por 
Fabiola Matheus Pérez
 el 
Mar, 15 Oct | 2019
Comparte »
Como consecuencia del anuncio del aumento de salario mínimo, los trujillanos aprovechan la quincena para tratar de rendir el dinero, antes de que el mismo se les refleje en el costo de los alimentos.
Fotografías por 
Cortesia

Hace un año Venezuela se estrenaba con el bolívar soberano, la nueva moneda con cinco ceros menos que sustituía al bolívar fuerte, hoy es víctima de la hiperinflación del país, la más alta del mundo.

Había llegado a tal extremo la devaluación del viejo bolívar que los artículos más cotidianos costaban cientos de miles o millones de bolívares, haciendo imposibles de manejar las cuentas de las empresas y también las de muchas familias, cuyo poder adquisitivo se veía devorado día tras día por la subida de los precios.

A un día de anunciarse el nuevo aumento de salario mínimo integral, trujillanos se ven en la tarea de hacer sus compras nerviosas para que el dinero les alcance para pequeñas porciones de comida.

Ayer salió por gaceta oficial en reajuste del sueldo mínimo integral, donde se ubicará en los Bs 150.000, más cesta ticket y notificaciones sumará los Bs 300.000.

No todo el tiempo son estables los precios de la canasta básica alimentaría, los andinos caminaron en busca de buenos precios para que el día de mañana no se les “dispare” señalan.

Daniela Mendoza, comentó: “Compré lo básico, un kilo de arroz, pasta, harina, una mantequilla de medio kilo y algunas verduras, me pareció una exageración, sin exagerar gasté losBs 110.000” expresó.

Al igual que Mendoza, David Peña compraba verduras y gastó los Bs 70.000 “Es un mercado para la “semana” sin contar los carbohidratos y proteínas, se me iría más del millón, pero tampoco tengo la cantidad” mencionó.

SOBRE EL ACTUAL SUELDO 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la hiperinflación en el país puede llegar 10.000.000% a finales de año.

Son estadísticas que reflejan la pérdida de poder adquisitivo de la población venezolana, que, según quienes estudian la evolución de precios y salarios, pasa por uno de sus momentos más duros.

“Las maniobras en los venezolanos existe, porque con Bs 40.000 sobreviviamos, ahora no sé como iremos a hacer” comenta Carmen Contreras. 

Según la asociación civil Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores, el pasado julio el salario mínimo en Venezuela solo alcanzaba para cubrir un 2,4% de la canasta alimentaria de un grupo familiar medio.

En los próximos días los precios subirán, sin seguridad a estabilizarse, comentan los comerciantes de locales de comida de la ciudad de Valera, mientras que los consumidores están cocientes la situación que atraviesa el país. 

 

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.