¡La izquierda toma poder! La peligrosa bocanada de aire que agarra el socialismo en Latinoamérica

Redacción por 
 el 
Mié, 21 Oct | 2020
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

La elección como presidente de Bolivia de Luis Arce, candidato del partido de Evo Morales, dejó un amargo sabor en quienes apuestan por la prosperidad en Latinoamérica basada en el libre mercado. El regreso de un promotor de la izquierda al poder en la región fue tomado como una bandera por regímenes autoritarios para defender lo que en sus países llaman "revolución".

Nicolás Maduro Miguel Díaz-Canel aplaudieron el resultado de las elecciones en Bolivia. Esta dupla es conocida por estar al mando de regímenes que han hundido a sus pueblos en la miseria.

Por un lado, Maduro quiso vanagloriarse de este triunfo y usarlo para agitar hasta el cansancio el llamado aparato ideológico revolucionario. Dicha táctica también llegó hasta Europa con ciertos "guiños" que tuvo este lunes el dirigente izquierdista de Podemos, Pablo Iglesias, en un encuentro con varios embajadores de la Unión Europea (UE).

Por otro lado, La Habana también dejó ver su beneplácito por los resultados. Díaz-Canel aprovechó para inyectar tinte ideológico a sus palabras al cerrar su felicitación con una peligrosa idea que podría apuntar a futuras jugadas políticas: "Renace ideal bolivariano".

Radiografía del triunfo boliviano

El regreso de un aliado ideológico al poder, luego de haber sido sacado del juego geopolítico del modo en que se hizo, deja varias lecturas sobre el futuro de la región.

De acuerdo con el internacionalista Mariano de Alba, citado por El Mundo: "Para Cuba y Venezuela es una buena noticia. Primero porque es una reivindicación de un aliado importante del proyecto regional. Segundo, porque amplía el mito de que la mayoría de los ciudadanos de la región no ve con buenos ojos salidas del poder confusas de gobiernos democráticamente electos. Y tercero, porque el resultado es una derrota para quienes Cuba y Venezuela ven como enemigos: el gobierno de EEUU y el secretario general de la OEA".

Este resultado electoral también dio pie al agite ideológico de otro país cuya Presidencia también está en juego: Ecuador. Dicha nación tendrá elecciones en febrero. Los antecedentes registrados en ese territorio muestran que también la sociedad se ha decantado por el discurso de la izquierda en varias ocasiones. Rafael Correa es la muestra de ello.

Ahora, cuando restan menos de seis meses para estos comicios presidenciales, el Tribunal Contencioso Electoral admitió el domingo al binomio del movimiento correísta. El recurso presentado contra ellos fue desechado, según El Mundo.

Ahora, el exministro Andrés Arauz y el periodista Carlos Rabascall se encuentran en búsqueda de recuperar el poder para la denominada revolución ciudadana. Correa se mantiene prófugo de la justicia, tras ser condenado a ocho años de cárcel por corrupción, reseñó el periodista español Daniel Lozano.

Las intenciones de poner a Ecuador a mirar hacia la izquierda no están aisladas. El expresidente colombiano Ernesto Samper también se pronunció con una exclamación que apunta en la misma dirección: «Vamos por Ecuador». Un esfuerzo más de quien intenta resucitar la chavista Unión Suramericana de Naciones (Unasur) en Buenos Aires.

Las expectativas sobre el nuevo triunfo

Los ojos de Latinoamérica están cautelosos ante cada nuevo movimiento que pueda ejecutar Arce. Cualquier dictamen puede inclinar la balanza a favor o en contra de los regímenes autoritarios de la región.

Por ejemplo, actualmente Bolivia es uno de los países que integra el Grupo de Lima, una instancia regional creada en agosto de 2017, para defender la democracia en la región y también contribuir a hallar una solución "pacífica” y "constitucional” a la situación que aqueja a Venezuela.

Bolivia se había mantenido al margen de este bloque hasta diciembre de 2019, cuando su presidente interina, Jeanine Añez, decidió incorporarse. La razón para no pertenecer al Grupo de Lima con anterioridad se centraba en la afinidad política del expresidente izquierdista Evo Morales.

Ahora, con el virtual triunfo en la mano, solo resta ver si Luis Arce se pliega nuevamente al discurso del "eje bolivariano", tal como lo hizo Evo Morales, o si su moderación le empuja a alinearse con el mexicano Andrés Manuel López Obrador y el argentino Alberto Fernández, quienes han brindado apoyo a Morales pero con Nicolás Maduro han preferido ser cautelosos.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.