La historia de la madre que cazó con disfraces a los diez asesinos de su hija

Redacción por 
 el 
Sáb, 18 Sep | 2021
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia

En el norte de México, el nombre de Miriam Rodríguez es una leyenda de la lucha contra la criminalidad.

A comienzos de 2014, esta mujer, que por ese entonces sobrepasaba los 50 años, recibió una llamada anónima de un hombre que le exigía una fuerte suma de dinero para rescatar a su hija, Karen Salinas, de 20 años.

Según la voz que venía del otro lado del teléfono, la joven estaba secuestrada por un grupo criminal de San Fernando, en el estado de Tamaulipas.

Aunque ella hizo hasta lo imposible por recaudar los fondos para ‘liberar’ a su hija, increíblemente nunca más la volvió a ver.

Con el tiempo, se supo que Karen Salinas fue asesinada después de haber sido raptada en una carretera local.

Desde entonces, Miriam Rodríguez decidió emprender un férreo camino investigativo, que duró más de tres años, para dar con los responsables de la muerte de su hija.

Una búsqueda implacable que llevó hasta las últimas consecuencias.

Un verdadero ‘camaleón’ investigador

De acuerdo con la investigación del periodista Azam Ahmed, del diario estadounidense The New York Times, Rodríguez comenzó a indagar información de todas las formas posibles sobre los victimarios de Karen.

Se cuenta que llegó a cambiar decenas de veces su apariencia: se cortó el pelo, se lo pintó, se puso diversas gafas, portó gorras de béisbol, se envolvió con bufandas, consiguió uniformes de distintas profesiones, creó decenas de perfiles en redes sociales y jugó invariablemente con su voz.

De tal manera, al margen de las autoridades oficiales, logró dar con la identidad de los principales hombres implicados en el abominable crimen de su hija.

Conforme se lee en el trabajo de Ahmed, ella entabló relación directa con parientes, familiares y amigos de los señalados.

Toda una osadía.

Resultados asombrosos

Así, desafiando todo tipo de peligros, llegó a culminar, ahora sí con una ‘pequeña mano’ de las autoridades, la captura de los diez sujetos que estuvieron involucrados en la muerte de Karen Salinas.

Durante todo ese proceso, por obvias razones, buscó mantener a toda costa su anonimato.

Pero haber ido de frente contra el delito le acarreó una exposición imposible de contener.

 

Su esposo fue quien encontró el cuerpo sin vida de Miriam Rodríguez tendido en el suelo de la entrada de su hogar. Foto: EFE

Según varios reportes de prensa local, con el éxito de su pesquisa, Miriam Rodríguez llegó a pedir un esquema de seguridad al gobierno mexicano de aquel entonces.

Sin embargo, a pesar de sus mensajes de alerta, la mujer fue asesinada por un grupo de hombres armados el 10 de mayo de 2017, el Día de las Madres, al frente de su casa.

Desde entonces, su historia es el mejor retrato de la incansable lucha que las víctimas de la violencia en México emprenden contra la criminalidad y la impunidad.

Su asombrosa hazaña llegó este año a la pantalla grande gracias a La Civil, un trabajo de la productora belga Menuetto Film, que vio la luz en la última edición del Festival de Cannes.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.