La estabilidad de las elecciones presidenciales en Perú podría estar en peligro por las protestas

Redacción por 
 el 
Dom, 22 Nov | 2020
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

Luego de que Manuel Merino, presidente encargado de Perú que fue a sustituir a Martín Vizcarra tras su destitución, presentara su renuncia ante el congreso peruano este domingo 15 de noviembre, el nuevo mandatario que asumió el cargo tiene sobre sus hombros una gran responsabilidad que afrontar, pues ahora su obligación es paliar el impacto generado sobre la economía nacional no sólo por la pandemia, sino por la crisis política que han tenido durante los últimos meses.

Jacqueline Fowks, corresponsal del medio español El País, conversó al respecto en el programa Crónicas Crónicas, conducido por el periodista venezolano Alonso Moleiro, y aseguró que Francisco Sagasti, quien estará al frente de la presidencia del país hasta abril de 2021, tiene como prioridad organizar unos comicios presidenciales el próximo año que sean transparentes, mas no depende de él que sean estables.

“Nadie duda que vaya a haber elecciones, lo que no sabemos es que el proceso sea estable. Hay una demanda de justicia debido a la acción policial que ha violado tanto sus propios reglamentos como ha violado los derechos humanos. Hay una demanda de sanción en las calles, no solamente hacia los policías, sino a los mandos políticos de las acciones de represión brutal de esas protestas. No sabemos si va a haber adecuadas sanciones, la gente estará en la calle hasta que haya justicia», explicó la reportera.

Según explicó Fowks, que no le ha perdido pista a las protestas de carácter nacional que se han producido a la mitad del mes de noviembre, la salida de Merino estuvo ligada a la presión ejercida por los ciudadanos, pues a medida que los ministros y diputados que en un principio lo respaldaron empezaron a ver el movimiento masivo de los peruanos en todo el territorio, decidieron echarse para atrás y retirar su apoyo.

La periodista comentó que muy poco se había visto en la historia de Perú una represión contra la ciudadanía de tal magnitud como la que se vivió en las recientes manifestaciones. Hasta el sábado 14 de noviembre, dos jovenes habían muerto, 200 resultado heridos, y de estos, 63 terminaron hospitalizados.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.