Guardias detenidos en Cotiza pueden estar padeciendo de torturas

Redacción por 
Caraota Digital
 el 
Vie, 01 Feb | 2019
Comparte »
Los 27 guardias nacionales que se alzaron contra el régimen de Nicolás Maduro el pasado 21 de enero en Cotiza, especialmente el sargento mayor de tercera Luis Alexander Bandres Figueroa, estarían sufriendo torturas en la sede de la Dirección Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Boleita, Caracas. 

Una vez que los efectivos de seguridad del Estado “controlaron” la situación en Cotiza, el grupo de guardias fue llevado alrededor de las 11:00 a. m. a la Dgcim de Boleita. En esa sede hay civiles y militares presos en condiciones de hacinamiento, denunció la periodista venezolana Sebastiana Barráez en el medio venezolano .

Cuando el grupo de militares llegó a la Dgcim, otros detenidos se percataron de lo que ocurría y comenzaron a aplaudirlos, mientras coreaban “y va caer, y va caer, este gobierno va a caer”.

Los funcionarios del Dgcim ubicaron a los nuevos detenidos en sus celdas bajo llave, prohibiéndoles la salida al patio.

La Dgcim de Boleita está dividida en sectores de hacinamiento

A: tiene capacidad para 6 y hay 6.

B: tiene capacidad para 6 y hay 15.

C: tiene capacidad para 16 y hay 32.

D: tiene capacidad para 15 y hay 19.

E: tiene capacidad para 6 y hay 10.

Las torturas se escuchan en varios sectores

Inmediatamente después de la llegada de los nuevos detenidos, funcionarios encabezados por los mayores Gramko Arteaga y Néstor Blanco Hurtado comenzaron a aplicarles torturas a los 27 guardias nacionales, aseguró Barráez en Punto de Corte.

Las torturas serían con cadenas, manoplas, bolsas plásticas y gas lacrimógeno; y tan atroces que los gritos eran escuchados por los detenidos en los sectores D y E.

Los militares y civiles detenidos comenzaron a protestar y golpear las puertas. La tensión se elevó en el lugar ese día. La custodio Keyla Daza alias La Gocha, fue hasta el botiquín donde tienen algunas medicinas los privados de libertad para buscar antiinflamatorios para los torturados.

Los medicamentos se los dio a los mayores para que se los aplicaran a los guardias torturados, en especial al SM3 Bandres Figueroa.

Barráez destacó que hay dos mujeres de nombre Keyla entre los victimarios. Una es alias La Gocha y la otra es la capitana Keyla Chacón Bautista que tiene trato cruel con los detenidos.

Aunque el coronel Franco ya no está en la Dgcim, hizo acto de presencia el martes 22 de enero para ocuparse de obtener declaraciones personalmente del SM3 Bandres Figueroa, refirió Barráez.

Los militares han sido torturados en los interrogatorios en los que les preguntan una y otra vez por vinculaciones con líderes políticos. Sin embargo, no han logrado obtener ninguna información de ese tipo, aseguró Barráez.

Los privados de libertad en Boleita están condicionados a: 

  • Recibir unos minutos de sol a la semana y eso no siempre
  • Solo dos familiares pueden visitar a cada detenido
  • Tienen prohibidas las visitas conyugales
  • Tres llamadas a la semana por cinco minutos
  • No tienen acceso al expediente
  • No reciben aire fresco sino el acondicionado que es contaminado y reciclado
  • Hay privados de libertad con casi dos meses sin ver la luz del sol
  • Durante el año pasado, hasta la salida del coronel José Franco, comían en las celdas donde había excremento. Hacían necesidades en bolsas plásticas, les rapaban las cabezas y perdieron mucho peso. Con el cambio de coronel les han dado un mejor trato.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.