El punta brasileño marcó en el último minuto el gol del triunfo

Firmino le da el triunfo a los 'reds' en el último minuto ante el PSG

Redacción por 
Agencia
 el 
Mar, 18 Sep | 2018
Comparte »

El duelo de tridentes que se anticipaba en el Liverpool-PSG lo rompió Firmino con su suplencia... y lo acabó decidiendo. El 'dedazo' de Vertonghen en el ojo izquierdo durante el choque ante el Tottenham le había dejado dolorido y en el banquillo. Sin embargo, salió al césped y desniveló el encuentro en el último instante. Cogió el balón, se agigantó, recortó y batió a Areola para darle a los 'reds' el triunfo (3-2).

 

La Champions League es su territorio. No importa que salga desde el banquillo, que tenga el ojo izquierdo maltrecho ni que el PSG esté enfrente. Firmino, cuando el balón de las estrellas rueda sobre el césped, se transforma. Sus 12 goles (previas incluidas) le colocan como el segundo realizador histórico 'red' en el torneo tras Gerrard (30 dianas). En su hábitat favorita.

Firmino fue el héroe... recogiendo el testigo de Sturridge. Anfield temía a Mbappé, Cavani y Neymar, rezaba a Salah y Mané... y se encontró con el resurgir de su bailarín. Después de su cesión al West Bromwich, el punta inglés regresó a Liverpool con la duda impregnada en su elástica. Sus ¡14 lesiones! desde 2013 y los 97 partidos que se había perdido desde entonces ponían en cuarentena su fútbol.

Los dos tridentes más peligrosos del planeta se cruzaban en Merseyside... y ninguna de sus piezas se salió. El Liverpool contuvo las estampidas de Mbappé y ató en corto a Neymar. Salah y Mané corrieron más... pero no batieron a Areola. La física e incansable sala de máquinas 'red' que forman Milner, Henderson y Wijnaldum ahogó a un PSG que sufrió sin Verratti y con Marquinhos de pivote. El central brasileño no dio a basto.

Areola frenó a Van Dijk, Milner y Salah con sus estiradas. Pero no pudo con Sturridge. Centro de Robertson, cabezazo a la 'red' y baile moviendo los brazos. Está de vuelta... y el Liverpool voló con la inercia de su diana. El PSG estaba desorientado, con Neymar y Mbappé encorsetados y Bernat arrolló a Wijnaldum. Penalti que Milner convirtió en el 2-0. Desde los once metros, el inglés no falla.

Tuchel había avisado de la incomodidad de enfrentarse al Liverpool y a Klopp. El heredero del técnico 'red' en el Mainz y en el Dortmund le conoce demasiado bien. El PSG estaba K.O... pero Meunier 'arregló' parte de sus problemas. Cavani fue a rematar un centro lateral en fuera de juego, no conectó el chut y el lateral belga enganchó un balón a la red. Alisson no pudo hacer nada. Antes ya había frenado a Neymar.

El guion no cambió en el segundo acto. El Liverpool mandaba y el PSG esperaba. Sturridge mandó su doblete al limbo. El conjunto parisino esperó el error inglés... y llegó. Salah falló un pase en la salida del balón, Neymar encaró portería y Mbappé cogió su rechace para hacer el 2-2. Es un futbolista de grandes escenarios. Ha marcado a domicilio a City, Dortmund, Juventus, Bayern... y ahora al Liverpool. Y también a Argentina y en la final de un Mundial. Todo con 19 años. No brilló en Anfield pero nunca se esconde. El futuro está en sus botas.

Al Liverpool se le escapaba el triunfo... pero no desfalleció. Anfield, su ADN y la personalidad de Klopp les obligan a un último esfuerzo. El PSG se metió atrás... y Firmino encontró su gol. Cuando su intensidad y su fútbol casa, son imparables. Su ritmo fue infernal a tramos. El primer partidazo de la Champions fue rojo. ¡Ojo con el Liverpool!.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.