Falta de unidades y escasez de combustible común denominador de esta semana flexible

Redacción por 
 el 
Vie, 15 Oct | 2021
Comparte »
Fotografías por 
¿Te gusta?

Trujillo, a pesar del anuncio por parte del presidente de la Asociación Trujillana de Gasolineros (Atrugas) Bernardo Rausseo,  en el marco de la primera reunión del Estado Mayor de Combustible,donde informara que la industria petrolera habría asignado 12 nuevas unidades de transporte que mejoraría la distribución de la gasolina en la entidad, esta  semana flexible no se materializó el tan esperado acuerdo, por lo que el servicio de transporte público continua severamente afectado.

La disminución en el número de unidades para prestar el servicio de transporte urbano y extraurbano, ante la falta de suministro de combustible, sumándole además los altos costos de repuestos, lubricantes y cauchos, los choferes al solo obtener una vez por semana el escaso combustible, deben sumarle el suplicio de surtir su unidades adquiriendo hasta en 0,60 dólares el litro de gasoil. Por lo tanto muchos conductores eligen no  permanecer en las colas de las bombas por tantas horas para un solo día de trabajo.

Esta semana flexible la falta de unidades de transporte público continúo afectando la movilidad del ciudadano. Desde tempranas horas de la mañana se observan aglomeraciones de personas en las distintas paradas. De acuerdo a testimonios suministrados a este medio los usuarios deben esperar un poco más de dos horas para lograr montarse en una unidad  y todos refirieron que luego de las 2 de la tarde, la situación se vuelve aún más caótica y desesperante. “Vivo en Carvajal y debo trasladarme a Valera diariamente. Ahora además de esperar horas en Colón, debo hacer la  cola inmensa para lograr volver a mi casa” indicó un usuario que calificó  esta situación como grave y sin esperar solución.

Ni los nuevos buses asignados a Bus Trujillo han solucionado el problema de la escasez de unidades para el traslado de personas en el estado, ya que es común ver circular los buses con los pasajeros hacinados en su interior o “colgando” de sus puertas, con el riesgo para la integridad física que eso conlleva, además de no cumplir con las medidas de bioseguridad para evitar contagios.

Mientras que, día a día se repetirá la escena de personas esperando por largas horas, otros más optan por caminar o se suben a camiones de particulares que no cuentan con las mínimas condiciones de seguridad.  Pero ni siquiera esos improvisados transportes son suficientes para cubrir la demanda de movilización

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.