El Madrid gana con juego y con agonía

¿Te gusta?

Un fallo impropio de Casemiro provocó que después de 506 minutos Courtois tuviera que agacharse dentro de su portería a recoger el balón. Ocurrió en el minuto 50 y hasta ese momento el Madrid estaba jugando su mejor fútbol de esta nueva era. Con un solo delantero y cinco centrocampistas comandados por la mejor versión de Modric (y eso es mucho Modric), el equipo de Zidane completó una contundente exhibición colectiva durante la primera parte a partir de una fantástica circulación de balón y un manejo de los espacios que tuvo al Granada corriendo detrás de la pelota sin aliento. El 0-2 al descanso, encarrilado con un temprano golazo de Mendy en otra demostración de potencia y facilidad para superar rivales gracias a su fulgurante arrancada, y una nueva exquisitez de Benzema, quién si no, parecía dejar el partido visto para sentencia.

Nada más lejos de la realidad. A los cinco minutos de la reanudación los blancos pagaron caro su primer error defensivo en los nueve últimos partidos. O mejor dicho, fue el Granada el que se lo hizo pagar caro, puesto que a partir de ese momento exigió de los de Zidane su mejor versión para llevarse una victoria que les coloca a las puertas del alirón. Supo sufrir entonces el Madrid, achuchado por un rival volcado decididamente al ataque saliendo en peligrosas contras o inquietando en los balones aéreos, en una muestra de la versatilidad que ha imprimido un gran entrenador como Diego Martínez a este Granada. Zidane movió el banquillo, el equipo se juntó, se puso el mono de trabajo y se preparó para sufrir consciente de que en esa resistencia andaba en juego nada menos que LaLiga. Al final, con apuros, pero nueve de nueve. Esta vez no podrán culpar al VAR.

Mar, 14 Jul | 2020

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.