Periodismo trujillano pierde otro gran profesional

El adiós a nuestro “pana” Cornelio

Redacción por 
Gabriel Montenegro.
 el 
Lun, 04 Feb | 2019
Comparte »

Resulta indescriptible y muy difícil de expresar la sensación que he sentido al sentarme a escribir estas indeseables letras sobre el fallecimiento inesperado de uno de mis grandes amigos, compañero de muchos años  y  estimado colega. El dolor nos invade hondamente y resulta muy comprometedor hablar sobre los aspectos de su provechosa existencia, especialmente cuando estuvo tan ligado a este servidor por tantos años.

Cornelio Viloria Morales, o simplemente  “ Corvi” murió la madrugada de este lunes 04 de Febrero luego de haber plasmado  muchas páginas de excelente historia periodística regional y otras tantas buenas anécdotas propias de su personalidad jovial, jocosa y dicharachera, dejando un enorme vacío en su amada familia, sus amistades y la comunicación social trujillana y venezolana en general. Su alegre corazón se detuvo y sencillamente ya no lo tenemos más.

Desde muy joven Cornelio tuvo una pronunciada inquietud por el periodismo y la radio, al iniciar su trabajo como luchador social en su natal Motatán, se planteó la meta de convertirse en comunicador social, para lo cual no solo se pulió en el arte de los artículos de opinión y la crónica, sino además abarcó el aspecto de la información radial, elementos que dominó por su férrea acuciosidad y deseos inmensos de capacitación personal.

En Valera llega en los años 60, a los 17 años, ciudad en la cual contó con la buena receptividad de connotadas figuras como Luis Mazzarri Montilla y Luis Gonzaga Matheus, sus amigos y protectores  con quienes tejió una amistad muy cercana y solidaria,  siendo común verlos juntos en muchas facetas del periodismo sano y combativo, amén de su pasión juvenil por la política, faceta que abarcó como aguerrido joven de lucha por los desfavorecidos. Esto le trajo muchos problemas con los gobiernos represivos e intolerables de esos tiempos, sin embargo Cornelio siempre supo sortear las dificultades que ello implicaba y que amenazaban con amordazar el libre albedrío y la sagrada libertad de expresión.

Más de 50 años en la comunicación social, sincero, leal, además de una innegable y meritoria carrera en la prensa escrita y radial lo convirtieron en uno de los personajes más queridos y famosos del estado Trujillo. Dotado de buena dicción, poder de sintaxis y preocupado por  el orden gramatical, se convirtió rápidamente en referencia de la prensa regional, guía, ductor y maestro de las actuales y futuras generaciones de los “hombres y mujeres valientes de la prensa”…

Subdirector de  Diario El Tiempo, primer director de la emisora Superior 88.3, director de los periódicos El Trujillano y la Noticia, además de excelso relacionista público, su gran pasión además de su familia fue sin duda el periodismo, sano, ético y veraz.  Siempre recordaba con mucho afecto la época del linotipo y de su estancia en el edificio “Viejo Tiempo·”, donde comenzó sus andanzas en este largo camino informativo y noticioso.

Compartió con los mejores

Compartió las viejas “teclas”  de la sala redacción y la nueva tendencia informativa con excelentes profesionales como Rafael Ángel Lujano, Antonio Pérez Carmona, Andrés Atilio Miliani, Francisco Oscar Salazar  y Castaños (+), Segundo Mendoza, Saida Matos, Crixmar Rojas, Teresita Jiménez, Yayi Jiménez, Vanessa Andara, Rafael Vásquez Pérez, Juan Valecillos Quintero, Ramón Rivas Sáez, Fanny Simancas de Valero, Jesús Segovia (actual presidente del CNP), Jorge Briceño Carmona, Eduardo Viloria , Julio Urdaneta Acosta (+), Manuel Acevedo Rivas,  Jorge Sulbarán, Noelia Ortiz de Ascanio, José Jesús Peña Peña (+), Guillermo Montilla (+), Régulo Jiménez(+), Amábilis Quiñones(+) , Rubén Bracho Barreto(+), Azarias Rivas (+), Honoré Solarte, Marcial González, Ymarú Pachano, Ramón Azuaje(+), Guillermo “Memo” Bracamonte , Federico Figueroa Defitt, Henry Baptista, Carmen Beatriz Alviárez, Fernando Bravo, Rina Rullo, Gloria de Litvac, María Cabrera, Eleita Céspedes Pérez, Deleida Mancipe, Víctor Cardoza Domínguez, Lenín Pérez, Dimas Albornoz, Miguel Ángel Pernía, los hermanos Oswaldo e Isaac Pirela, Francisco Graterol Vargas, Frank Graterol Aparicio, el “Gordo” Peña, Pedro y Guillermo Torres, Belkis Torres, Gloria  Rigoberto Márquez, Pedro Juárez, Onésimo Caracas, Rodolfo Zambrano( +), Juan Chacón  Laguado, Juan Chacón hijo, Iván Hidalgo, Gilberto Ascanio, John Forero, Juvenal Lobo, Jacinto González, Gregorio González, Gilberto “Chuto” Matheus (+), Idiana Barrios, Carla Tosco de Briceño, Xiomara Guillén, Rufino Briceño, Jorge “Pitoco” Montilla, Reinaldo Moncayo,  Alejandro Calderón, Carlos “Kamba” Rivas, Richard  Montilla, Alexander Viloria, Jimmy Pacheco, además de los nuevos valores del periodismo como Hebert Morillo Carrizo, Gilcely Linares, Greyseth García, Noelia Orozco, Andrés Briceño, Alfonso Joseph Becerra, Argenis Rojas, Oswaldo Vergara, Sol Segovia y otros tantos “hijos queridos” de la nueva y moderna comunicación social que escapan a mi ya limitada memoria .  

Jocosidad a toda prueba

¿ Qué paso?...¿ Qué pasó?....era su saludo habitual para todos a quienes conoció en su aspecto de intimidad humana y familiar, interactuando de inmediato con alguna chanza o “chalequeo” contra alguno de nuestros más cercanos compañeros de labores. Siempre con un chiste a flor de labios. . Amigo sincero y apasionado de su esposa, hijos, hermanos y padres, fue sin dudas un hombre muy responsable en sus deberes personales.

Amigos como José Luis Mazzarri Velazco, la señora Elba Velazco de Mazzarri, Alayde Mazzarri,  Ezzio Mazzarri Montilla,  Eladio Muchacho Unda, Ramón Beltrán Espinoza, Pedro Peña, Segundo Mendoza, Roque Torres Aguilar, Rigoberto Márquez, Segundo Peña Peña, Carlos Gil, Jorge Briceño Carmona, Otoniel Hidalgo, La Nena Medicci, Yoni Toro, José Luis Nieto, Carlos Andrés González, Conrado Pérez Briceño y Conradito Pérez, Humberto Araujo, Manuel Aguilar Parilli, Douglas Rivas, Iraly Guerrero, Rafael José Daboín, Victor “Charles Bronson Briceño”, Ricardo Briceño entre muchos se mostraron consternados por la infausta noticia de su fallecimiento.

En fecha reciente, a raíz del cierre obligado de los medios impresos regionales, se mostraba muy indignado por la actual situación; incluso en conversación previa con este servidor habíamos programado reunirnos con nuestros ex compañeros de labores, en un reencuentro que añoraba con ansias e inusitada vehemencia, solo que el destino, muchas veces cruel e inexorable, no quiso que ocurriera.

Desde Diario El Tiempo, a nombre de mi familia, de la gran familia del periodismo, la radio y la televisión trujillana, enviamos nuestra sincera palabra de pesar a su amantísima esposa, Doña Luz Marina Avendaño de Viloria, a sus hijos Jesús Adolfo, Marco Alejandro, Marianella, nueras, nietos, hermanos y gente ligada a su entorno. Sus restos mortales y exequias se realizan desde este lunes en la Sociedad San José de Valera y el acto de inhumación se efectuará en el Cementerio Jardines La Paz.

Se va Cornelio Viloria y con él otro baluarte de la comunicación social trujillana y venezolana. Nos deja nuestro fraterno Corvi un gran vacío y una sensación de mucho dolor, solo solventado con la esperanza en Dios de nuevos buenos tiempos para todos  y su deseo porque nunca estuviéramos tristes. Ojalá y el Altísimo lo reciba con su saludo característico y le abra las puertas de la vida eterna: ¿ Qué pasó Cornelio, porqué llegaste tan pronto?.

“Para ser periodista, primero hay que ser buena persona ante todo”. RyszardKapuscinski.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.