La entidad con pocas opciones para obtener divisas

Dolarización de facto en Trujillo se establece de forma tardía en comparación a otros estados del país

Redacción por 
Hebert Ruiz
 el 
Dom, 15 Dic | 2019
Comparte »
En la Región Central del país y el estado Zulia las transacciones comerciales en moneda extranjera, específicamente con el dólar, comenzaron a operar desde el segundo trimestre del 2019. En cambio, el estado Trujillo apenas presenció este cambio irregular en la mayoría del comercio local desde el mes de noviembre.
¿Te gusta?

El cambio del signo monetario en los estantes de la mayoría de comercios en el estado Trujillo ocasionó confusión y a su vez enfado en algunos ciudadanos, quienes reclamaban a vendedores mostrar los precios en bolívares y no en dólares. Otros simplemente sacaron los billetes verdes y cancelaron su compra sin ningún problema.

En esta entidad andina, donde aún circulan los billetes de 100 bolívares, es complicado para muchos de sus ciudadanos comprender y digerir que las transacciones comerciales se están realizando en dólares cuando aún un 70% de los trujillanos gana o produce en bolívares.

En la Región Central del país las transacciones comerciales en moneda extranjera, mayoritariamente con el dólar, comenzaron a operar desde el segundo trimestre del 2019. En cambio, el estado Trujillo apenas presenció este cambio irregular en la mayoría del comercio local desde el mes de noviembre.

En el Centro de la ciudad de Valera se pueden observar en gran parte de los comercios el símbolo del dólar en sus productos. En esta zona andina es una situación prácticamente nueva a pesar de que en la mayoría del país los comerciantes ya tranzaban en dólares, de hecho, en estados vecinos como Táchira, Mérida y Zulia.

Pero, ¿por qué a Trujillo llegó tarde a este proceso que economistas califican como “dolarización de facto”?

De acuerdo con los economistas de la entidad, Trujillo tiene una proporción muy baja de ciudadanos que tienen acceso a divisas a diferencia de otros estados el país. Además, el proceso de inversión en el estado es muy poca aun cuando en los últimos días se observa el crecimiento en la apertura de comercios en la entidad.

TRUJILLO MÁS AFECTADO

El economista Elis Blanco explicó que se debe tomar en cuenta que Trujillo por ser una zona rural tiene unos niveles socioculturales diferentes a los demás. También maneja varias variables que indican el porqué esta entidad siempre se atrasa en procesos de avances en comparación a otros estados.

“Es que solo en Trujillo entre el 20% y 30% de la población recibe remesas, por lo que el resto de sus habitantes se están viendo seriamente afectados por la crisis económica. Hay una cantidad de privación a causa de esta crisis que les está afectando a la mayor parte de esta población”, argumentó.

De acuerdo con Blanco, llegó el momento donde los empresarios en Trujillo deben protegerse de la crisis y la manera más segura es respaldándose en el dólar, tal como ha venido haciendo el comercio en otros estados desde principios del 2018.

PRODUCCIÓN LOCAL AFECTADA

En la región andina el 90% de los insumos para obras de agricultura es importado, lo que corresponde un golpe a este comercio. Ellos tienen dos variables que les afecta en gran manera. Primero, que Trujillo es un estado agrícola y como tal demanda muchos insumos de origen importado”, indicó Blanco.

Además, el economista local agregó como segundo punto, que Trujillo es un estado con pocas potencialidades para obtener divisas porque fundamentalmente la producción del sector agrícola o primario se vende en bolívares, bien sea, para la red de supermercados o para el consumo particular de los ciudadanos, y son pocas las oportunidades que se ha exportado, proceso que le permitiría adquirir ganancias en moneda extranjera.

“Trujillo tiene una condición dura. En estos procesos de recesión la gran recomendación es mantener las empresas, aunque sea en el mínimo operacional, a pesar de que no esté generando gran producción”, sostuvo.

Elis Blanco aconsejó a los empresarios a no cerrar sus comercios aun cuando estén atravesando un proceso económico crítico. “Empresa que se cierra, luego cuesta muchísimo abrir de nuevo, entre otras cosas, debido a la pérdida del mercado, contacto con clientes, la banca cesa de transacciones, vencimientos de diferentes contratos, etc. Sin embargo, sostenerse está costando muchísimo”, reconoció.

Para el experto en materia económica, el próximo año al país le espera “un respiro” de una leve mejoría. Sin embargo, esto no significaría la recuperación de Venezuela, “ya que se requeriría volver a la senda de un crecimiento interanual entre el 6% y 8% al menos, por los próximos ocho y 10 años para reponer todo el capital perdido”.

Lo que sí pudiese ocurrir el año venidero, según Blanco, es que se frene la caída. “Pero esto seguirá siendo una situación de precariedad, subsistencia y penurias. Así que se detendrá un poco porque hay en la práctica una economía de mercado que está evitando que se profundice la situación”, concluyó.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.