Cuando un maestro se va

"Los viejos nos estamos quedando solos, porque se están muriendo nuestros amigos"

Nos tocó despedir a una excelente persona, extraordinario Médico, excelente padre, pero mejor amigo; hoy viajó a la eternidad, a reunirse con sus ancestros, el Dr. Alfonso Pacheco Valera, maestro formador de Médicos y aquellos que tuvimos la suerte de tenerlo como Profesor en el pregrado y luego como profesionales de la Medicina, lo recordaremos por el resto de nuestra vida. Natural de su San Jacinto querido, ejerció la Medicina con honestidad y sabiduría. Deja una esposa compañera de toda su vida, sus hijos profesionales; deja una escuela, una huella imborrable en nuestra memoria.

Fue Medico Residente en el Hospital José Gregorio Hernández de Trujillo, de ahí se fue a la UCV a realizar su post Grado y más tarde a Londres, para completar su formación. En el Hospital Central "Dr. Pedro Emilio Carrillo", de Valera, donde ejerció su apostolado, por más de 30 años. Centenares de Médicos formados bajo su tutela están dispersos en toda la geografía venezolana. Me cuento dentro de sus alumnos y la Medicina  Interna que pueda saber, me la enseñó él. En mi ejercicio profesional como Especialista en Dermatología, siempre lo tuve como mi asesor en aquellos casos difíciles que a diario se nos presentan y él humildemente en oportunidades, me pedía la opinión sobre cualquier caso que requiriera mi  apreciación clínica. Siento en lo más profundo de mi corazón, su partida. Aquí quedamos sus alumnos con la seguridad de seguir su ejemplo. Él, desde cualquier parte que se encuentre nos estará observado con detenimiento nuestro proceder profesional. Tenga la seguridad Dr. Pacheco, que así será. Dios lo reciba en el Jardín Celestial y, que disfrute de las veleidades celestiales. Ud. fue humilde por sabio y sabio por humilde Descanse en paz Maestro.

Jue, 11 Oct | 2018

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.