Así lo creo…

Compromiso con Venezuela

¿Te gusta?

Restablecer la democracia y la libertad es un compromiso con Venezuela. Las condiciones están dadas para la salida de la dictadura, todos los escenarios favorecen el cambio, se les acabó el tiempo. Las personas que convenimos adherirnos a un determinado partido, adquirimos un compromiso fundamental de tipo doctrinario e ideológico con la unidad y el país.

Es una visión compartida con múltiples asociaciones: sindicales, estudiantiles, deportivas, gremiales, profesionales, etc. Cada una de ellas busca alcanzar el bienestar del país, que se relacionan en función de un destino compartido, orientado hacia el Bien Común. “Restablecer la libertad, entendida como la capacidad que posee el Ser Humano de disponer  de sí mismo y de orientarse en la acción, según su escala de valores, teniendo como fin su realización personal, es ser libre. La libertad nos hace dueños de pensar como uno quiera y de actuar, utilizando los caminos o medios que cada uno considere como los más convenientes para la satisfacción de sus necesidades, siempre que estos caminos o medios acaten el derecho de las otras personas a ser libres y respetados en su dignidad humana.

La libertad requiere de la existencia de oportunidades y medios para que las personas puedan elegir, según su propia escala de valores, lo que más les convenga para su plena realización. Por ejemplo, no existe libertad en educación, a pesar de ser un derecho constitucional, no hay  suficientes centros educacionales funcionando para acoger a todos los jóvenes que quieren alcanzar el nivel educativo de calidad, como había antes. Ahora hay hambre, miseria y escuelas y liceos cerrados. Las universidades viven la peor crisis de la historia. De la misma forma, no existe libertad de trabajo en un país que tiene un alto índice de desempleo.

El régimen, el camino que recorrió fue el estatismo tipo Cuba, más controles, bloqueos y burocracia en todas las decisiones. Eso fracasó en Cuba, Rusia y en todas partes donde se intentó  aplicar el comunismo. Fue un desastre continuado con una visión depredadora, donde se produjo el despilfarro más grande de la historia. El régimen se empeñó en destruir todo. Nadie puede esperar soluciones de quienes causaron grandes daños sin escrúpulos.  

Venezuela requiere un cambio de rumbo, con una clase política a la altura  de las circunstancias, que esté en capacidad de asimilar la nueva  realidad en todos los órdenes.  Derrotar la pobreza, alcanzar el desarrollo y crear una sociedad de oportunidades. Con la fuerza de la fe y el empuje de la esperanza es posible darle un rumbo distinto a esta historia de desolación, y coordinar esfuerzos para el compromiso con Venezuela.  

 

Mié, 14 Ago | 2019

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.