Caos económico durante el apagón nacional

Comerciantes trujillanos ofrecieron productos en dólares ante fallas en puntos de ventas

Redacción por 
Hebert Ruiz
 el 
Mié, 13 Mar | 2019
Comparte »
Residentes de Valera denunciaron que incluso las bolas con hielo las ofrecía hasta en $5.
Fotografías por 
Fotografías por 
Richard Montilla
¿Te gusta?

El gran apagón nacional generó un caos económico y gran desespero entre los trujillanos tras no poder comprar comida y artículos de primera necesidad, esto debido a las fallas en los puntos de ventas y escases de bolívares en efectivo, situación que aprovecharon algunos comerciantes para ofrecer sus productos en dólares.

Propietarios de pequeños y grandes comercios en el estado Trujillo buscaron alternativas para vender sus mercancías a raíz del apagón registrado el jueves 7 de marzo a las 5 p.m.

Dueños de empresas optaron por ofrecer comida con precios en dólares, un modo de pago que consumidores rechazaron y a su vez calificaron a los comerciantes como “descarados, oportunistas, mal intencionados” y tildaron de “insólito” la venta de productos en moneda extranjera.

Si no podemos ganar bolívares suficientes, menos vamos a tener cómo obtener dólares”, expresó Gregorio Suárez, quien aseguró sentirse desesperado tras no poder comprar harina Pan en el supermercado Ridolfo el pasado lunes 11 de marzo, donde ofrecían 10 de estos productos por un precio de 10 dólares americanos, según testificaron algunos consumidores.

Como en el desierto

La gente estaba sedienta. No solo imperaba el caos por las fallas eléctricas, sino como ya algo cotidiano en el estado Trujillo, el problema del suministro de agua potable en hogares trujillanos se sumaba a esta crisis humanitaria.

Ante esta penuria, hubo personas que ofrecieron y vendieron envases con 20 litros de agua en 5 dólares, según contaron los habitantes del sector el Country de Valera. “Frente al supermercado San Diego llegaron a vendernos agua en ese precio y hubo quienes le compraron”, confesó una señora que reside en dicho sector.

En sitios como La Floresta y Los Sin Techos del municipio Valera, suministraron agua potables desde camiones que originalmente son utilizados para mezclar concreto.  Debido a la emergencia solo cobraron en bolívares.

Pero había algo aún más codiciables durante los cinco días a oscuras: el agua fría.

Para las personas que tenían planta eléctrica en sus casas o negocios, aprovecharon la oportunidad de fabricar hielo y no escatimaron en el precio de su producto, pues hasta $5 pedían por una bolsa de pequeños cubos de agua congelada.

Había la oportunidad de pagarlos en Bolívares, pero pedían hasta Bs.S. 20.000 y solo en efectivo, lo que ponía en jaque a los trujillanos. No les quedó más remedio a muchas personas sino solo beber agua a temperatura ambiente.

Incomunicados y sin dólares

Elena Montilla estaba desesperada porque no sabía nada de su hijo en Perú. No tenía nada de carga en su celular para intentar al menos, contactarlo por Whatsaap en caso que la señal Movilnet le permitiera comunicarse sin interrupciones.

Salió de su casa en Valera el domingo 10 de marzo en horas de la mañana con el propósito de encontrar un lugar donde cargar su teléfono. Por fortuna, consiguió una casa donde el dueño tenía una planta eléctrica y colocó una extensión de corriente hacia la calle para ofrecer cargas a baterías de teléfonos.

Montilla con entusiasmo se acercó al sitio y se llevó la sorpresa que el propietario de la planta eléctrica cobraba $1 por 10 minutos de carga. El desespero volvió de nuevo a la madre, quien se quedó sin saber un día más sobre su hijo en Perú tras no tener dólares para pagar la recarga de la batería de su móvil.

La economista Tamara Herrera, directora de Síntesis Financiera, explicó este proceso de desaceleración de la inflación que durante la crisis eléctrica llevó a algunos comerciantes a vender sus productos en dólares.

“La dolarización se agudizó durante la crisis eléctrica porque en las hiperinflaciones se produce este efecto justamente porque, como manifestación de todo el proceso, se repudia la moneda y entonces empieza a transarse en monedas de otros países”.

La escases de efectivo y fallas en los puntos de ventas acentuó el proceso de dolarización y “aumentó la oferta de dólares para resolver el problema del suministro, lo que ha causado además una caída temporal del precio del dólar”, indicó Herrera.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.