Cae el Barça de Setién en Mestalla

Redacción por 
 el 
Sáb, 25 Ene | 2020
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

El Valencia se merendó al Barça en Mestalla con un gran partido, personificado en jugadores como Gayá, Maxi, Ferrán y Paulista, sin acusar la baja de Parejo, dejando a cero a un equipo el de Setién que ya tiene mala pinta. La primera parte fue inempeorable, salvado por Ter Stegen, y la segunda arrancó con el 1-0. Reaccionaron los culés, pero Messi no embocó y Maxi sentenció el partido. Los problemas azulgranas no se arreglan con Rodrigo, por mucho que Suárez ha provocado un socavón en ataque. Y Setién no tiene tiempo. De hecho, el liderato ya depende del Madrid. Se avecina tormenta en Can Barça.

Una semana después y después de tres partidos, el Barça sigue embarrado, sin haber notado el cambio de entrenador, una victoria por la mínima contra un Granada con 10, una noche para olvidar en Ibiza y derrota inapelable en Mestalla, sin ver portería, desarmado a la que el Valencia subía la temperatura del partido, incapaz de batir a Jaume ni de aprovechar las paradas de Ter Stegen. Tampoco salvado por Messi, que coleccionó fallos ante el marco rival. El Barça de Setién no mejora al de Valverde, y lo peor es que no tiene tiempo. Porque a las primeras de cambio puede perder ya el liderato. El cántabro trabaja a contrarreloj y con el déficit de Suárez.

Un equipo ordenado, concentrado, solidario y peligroso, sin echar en falta a su mejor centrocampista, Parejo, y su mejor delantero, Rodrigo. Eso fue el Valencia, que volvió a ganar al Barça como en la final de Copa, personificado en jugadores como Paulista (que sería muy bienvenido en la selección), Ferran (nivel no selección, casi Eurocopa), Gayá e incluso Maxi, que provocó el primero y firmó el segundo justo antes de irse sustituido (pidió el cambio justo antes de 2-0). Mérito para Celades también, cómo no, que levantó al equipo para devolverle a un nivel competitivo top.

Si el partido se fue sin goles al descanso fue por culpa, otra vez, de Ter Stegen, sostenedor de nuevo de un equipo inofensivo. La parada del penalti sobre Maxi, con la duda de si estaba mínimamente adelantado, es una de las mejores de la temporada. También acertó a desviar al palo un misil de Maxi, en cuyo rechace Gameiro remató dormido y el alemán reaccionó para enviar a córner. Cerró su portería hasta que acabó finalmente encajando en el 47' tras un remate de Maxi que desvió Jordi Alba a la portería. Ahí ya nada pudo hacer.

Messi gozó hasta de cuatro ocasiones prácticamente seguidas en los minutos siguientes al gol valencianista. De más a menos clara hasta acabar con otra clara, la primera abortada por Paulista desde dentro del área, la segunda un remate cruzado, la tercera una vaselina similar a la que marcó en el Villamarín, que fue a parar al exterior de la red por encima de larguero y la cuarta con un cabezazo al segundo palo que no encontró portería. El argentino pasó desapercibido en la primera mitad pero se enchufó en la segunda. Siguió intentándolo después con una falta en la frontal en el 73' y otro disparo en la prolongación. No fue su tarde. MARCA 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.