Brasil sigue su marcha con polémica victoria 2-1 ante la clasificada Colombia

Redacción por 
 el 
Jue, 24 Jun | 2021
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia

Brasil siguió con su marcha triunfal en la  al vencer 2-1 a Colombia este miércoles en Río de Janeiro en el cierre de la penúltima jornada del Grupo B, un juego marcado por una polémica anotación que le dio la paridad parcial al local.

El extremo Luis Díaz, en una media chilena fulminante, abrió la cuenta en el minuto 10, pero los brasileños empataron en el 78 con un cabezazo de Roberto Firmino que halló una respuesta deficiente del portero David Ospina.

Aunque el gol fue legítimo, la jugada estuvo antecedida de una acción polémica en la que un pase de Neymar chocó con el árbitro argentino Néstor Pitana. La pelota llegó a los pies de Renan Lodi, quien envió el centro para el cabezazo de Firmino.

Los colombianos reclamaron airadamente que el juego debía reanudarse con un balón a tierra. Pero Pitana dio continuidad.

En la última jugada, en el 90+10, en un cobro de esquina, Casemiro le dio la victoria a los locales con un certero cabezazo al aparecer completamente solo en el área menor.

«Creo que hoy hay que darle un gran énfasis a la fortaleza mental, porque el equipo siempre fue mentalmente fuerte. Siempre detrás del objetivo, que era la victoria», dijo el mediocampista del Real Madrid.

Clasificado desde la segunda jornada, Brasil se consolidó en el liderato de la zona con nueve puntos en tres juegos. En la última jornada definirá el destino de Ecuador, cuarto con dos unidades, que de ganarle pasará a cuartos.

Colombia, segunda con cuatro puntos, clasificó pese a la derrota y descansará en la quinta fecha, en la que Perú, Ecuador y Venezuela lucharán por los dos cupos restantes.

Los dioses sangran

El resultado puede dejarse de un lado porque no altera el mensaje que Colombia envió. En el Olímpico Nilton Santos, palco del triple-triple de Usain Bolt, los cafeteros probaron que los dioses sangran.

Reinaldo Rueda, cuestionado por sectores de la prensa por la alineación utilizada en la derrota ante Perú, la salida pasada, había dicho que la clave para herir a Brasil era quitarle la pelota.

Pudo ser un engaño del entrenador, porque la Tricolor tuvo poco el balón, pero supo sacarle provecho a los minutos en que la manejó. En esos lapsos fue eficiencia pura: un tiro, un gol. Y no fue una anotación cualquiera.

Juan Guillermo Cuadrado lideró un contragolpe por la derecha, centró con precisión al segundo palo donde Díaz desenfundó, detrás de los centrales brasileños, una media chilena violenta que pulverizó a Weverton.

El extremo del Oporto celebró golpeando al piso, quizás incrédulo de la acrobacia que acababa de hacer o quizás extasiado por romper una imbatibilidad de seis juegos de la Canarinha. De lo que puede estar seguro es de que hizo, hasta ahora, el mejor tanto de la Copa.

La anotación fue respaldada por un sacrificio encomendable del equipo colombiano. Wilmar Barrios anuló a Neymar, Daniel Muñoz obligó a que Richarlison cambiara de banda y Everton Ribeiro no regresó al campo tras entrar al camerino.

«Fue muy meritorio lo que hizo Colombia por el orden, el carácter que tuvo en la cancha y lo que expuso», dijo Rueda, quien consideró que la acción polémica de Pitana distrajo a sus jugadores.

El resurgir

Manoteando, reclamándole a Pitana o hablando constantemente con sus ayudantes, Tite intentaba hallar fórmulas para desactivar el planteamiento de los cafeteros.

En las vísperas del juego el entrenador brasileño había advertido de las complicaciones que le ha provocado Colombia a su selección. Lo que parecieron declaraciones corteses demostraron ser epifanías: Brasil tardó 66 minutos para generar una opción de gol, en una pelota que Neymar chocó en el palo.

«Colombia a lo largo de la historia ha tenido una calidad muy grande, uno de los equipos más difíciles que hemos enfrentado. El golazo muestra la calidad que tiene», destacó Tite.

La Seleçao, como en los demás juegos, dominaba y atacaba con hasta ocho jugadores pero sufría para ensuciar el uniforme de Ospina hasta que llegó el rifirrafe.

Firmino cabeceó a centro de Renan Lodi y la pelota se le escurrió al arquero del Nápoles. Pero en la jugada anterior, la del pase de Neymar que se estrelló con el juez, el destino del cotejo cambió.

El partido se detuvo por siete minutos en medio de revisiones en el VAR y airados reclamos cafeteros, a quienes les costó volverse a enchufar.

«Un árbitro de tanta experiencia internacional, que ha pitado en dos mundiales, tiene un error y dañó el partido», cuestionó Cuadrado.

Cuando las tablas parecían un hecho, en medio de un juego que se calentó, «Ney» cobró un córner a falta de segundos. Casemiro entró solo e infló la red, para amargura de Colombia y alivio de Brasil.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.