Atlanta ganó el primero y toma ventaja en la Serie Mundial

Redacción por 
 el 
Mié, 27 Oct | 2021
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

El bateador designado cubano Jorge Soler y el jardinero Adam Duvall conectaron cuadrangulares con los Bravos de Atlanta, que derrotaron 6-2 a los Astros de Houston en el primer juego de la Serie Mundial.

Con su victoria, los Bravos, que consiguieron 88 triunfos en temporada regular, pusieron números de 1-0 en la serie del Clásico de Otoño que se juega al mejor de siete.

Las estadísticas revelan que solo 5 de 26 equipos en la era de comodín, desde 1995, se han recuperado de una desventaja de 0-1 para ganar la Serie Mundial.

Aunque el triunfo pone adelante a los Bravos en la competición, la victoria les costó perderse a su abridor Charlie Morton, que sufrió fractura del peroné derecho tras golpearse por una línea del primera base cubano Yuli Gurriel.

En la batería Soler (1) se encargó de imponer el ritmo de juego al pegar batazo de cuatro esquinas en el primer episodio luego de descifrar los lanzamientos del abridor dominicano Framber Valdez, en el juego celebrado en el Minute Maid Park, de Houston

En la parte alta de la primera entrada, Soler, como designado y recuperado del covid-19, mandó volar la pelota 116 metros y la botó fuera del campo sobre la barda del jardín izquierdo.

Soler pegó su cuadrangular sin corredores por delante, sin outs en la entrada inicial, y fue lo que marcó la diferencia en el juego y en el ánimo de los peloteros de los Astros.

Los Bravos, que eliminaron recién a los Dodgers de Los Ángeles, monarcas de la Serie Mundial anterior, no habían terminado. Se mostraron agresivos en todas las facetas del beisbol.

Soler añadió un rodado productor en la segunda entrada, cuando Duvall descargó un cuadrangular de dos carreras. La pizarra se puso 5-0 y los Bravos habían hecho historia en octubre, como el único equipo que ha anotado en cada uno de los primeros tres episodios de un Clásico de Octubre.

Para ese momento, los bates de los Astros eran los únicos que hacían ruido, junto con algunos escasos seguidores de Atlanta, perdidos en un mar de jerseys anaranjados.

Entonces, todo marchaba bien para los Bravos. Pero el beisbol es un deporte caprichoso, donde el destino puede cambiar más rápido que la trayectoria de una curva y lo hizo con la lesión de Morton.

El lanzador derecho sufrió una fractura de peroné y se perderá el resto de la Serie Mundial.

La suerte para los Bravos fue que la ofensiva del equipo de Houston nunca se vio cómoda en la caja de bateo y estuvo llena de dudas.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.