Decenas de cohetes fueron disparados este jueves desde el Líbano a Israel, informó el ejército israelí, en una importante escalada que se produce en medio de las tensiones por las operaciones de la policía israelí en la mezquita de al-Aqsa en Jerusalén.

Posteriormente, Israel atacó la franja de Gaza, reportaron las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), y luego informó que sus aviones de combate atacaron dos túneles «terroristas» y dos sitios de fabricación de armas de Hamas en Gaza, según un comunicado de las IDF.

Un túnel estaba en Beit Hanoun y otro túnel estaba en Khan Yunis en Gaza. “Además, dos sitios de fabricación de armas pertenecientes a la organización terrorista Hamas fueron atacados en el norte y centro de la franja de Gaza”, según el comunicado.

Hubo informes de sonidos de aviones de combate y explosiones que se supone que atacaron sitios al oeste y este de la ciudad de Gaza, según un periodista en la zona, que también indicó que hay ataques al norte de Gaza en el área de Bet Hanoun.

Los ataques de Israel continuaron durante las horas posteriores y también golpearon áreas del Líbano. Tres ataques israelíes alcanzaron un área abierta en la región de Tiro, cerca de los campamentos de El Qlaileh y El Rashidieh en el sur del Líbano, informó el viernes, hora local, el medio de comunicación Al-Manar, respaldado por Hezbolá. Los aviones israelíes parecen haber abandonado el espacio aéreo libanés, agregó el informe.

Los aviones de combate de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) atacaron objetivos adicionales pertenecientes a la organización Hamas en la franja de Gaza, incluido un pozo a un complejo subterráneo utilizado para la fabricación de armas, tres sitios adicionales de fabricación de armas y un túnel terrorista, perteneciente al grupo, dijo la FDI en un comunicado. “Este ataque daña significativamente las capacidades y evita que la organización terrorista Hamás en la Franja de Gaza adquiera más armas”, se lee en el comunicado.

“Las IDF responsabilizan a la organización terrorista Hamas por todas las actividades terroristas que emanan de la Franja de Gaza y enfrentará las consecuencias de las violaciones de seguridad contra Israel”.

Hamas, el grupo militante en Gaza, emitió una declaración después de los ataques del ejército israelí en Gaza.

“Responsabilizamos a la ocupación por su agresión contra Jerusalén y Gaza, y llamamos a las fuerzas de nuestro pueblo y sus facciones a unirse en una confrontación abierta con la ocupación en defensa de nuestra Jerusalén y Al Aqsa”, dijo el grupo.

Israel señaló posteriormente que un avión no tripulado de sus fuerzas atacó artillería pesada ubicada en el norte de la franja de Gaza que se utilizó para disparar proyectiles hacia territorio israelí, dijo el ejército en un comunicado.

Por su parte, la fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU en el Líbano (UNIFIL) dijo en un comunicado este viernes, hora local, que tanto Israel como el Líbano «no quieren una guerra».

“El Jefe de Misión y Comandante de la Fuerza de la UNIFIL, mayor General Aroldo Lázaro, está hablando con las autoridades de ambos lados”, indicó la declaración, y agregó que “ambos lados han dicho que no quieren una guerra”.

“Esta mañana temprano, las FDI informaron a la UNIFIL que comenzarán una respuesta de artillería a los lanzamientos de cohetes de ayer. Inmediatamente después, el personal de la UNIFIL escuchó fuertes explosiones alrededor de la ciudad de Tiro”, dijo la fuerza de mantenimiento de paz. “Las acciones del último día son peligrosas y corren el riesgo de una grave escalada”, dijo UNIFIL.

Más de 30 cohetes lanzados

Las Fuerzas de Defensa de Israel informaron previamente que se lanzaron unos 34 cohetes desde territorio libanés a territorio israelí, la mayoría de los cuales fueron interceptados, pero seis cayeron en Israel. Más tarde, las IDF indicaron en un comunicado este jueves por la noche que hubo un nuevo ataque con mortero desde el Líbano, el cual tuvo como objetivo la zona de Metula, junto a la frontera entre los dos países, zona en la que, aseguraron, se encontraron restos de munición.

Se trata del mayor ataque de este tipo desde que en 2006 una guerra entre ambos países causara la muerte de unos 1.200 libaneses y 165 israelíes.

Israel dijo que «decidiría el lugar y el momento» de su respuesta a una andanada de cohetes, según comentó un funcionario de defensa de las IDF a CNN.

Luego de que su oficina comentara que recibía «continuas actualizaciones sobre la situación de seguridad», el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, dijo este jueves que los enemigos del país «pagarán por cada acto de agresión».

«En cuanto a la agresión contra nosotros desde los distintos escenarios, golpearemos a nuestros enemigos y pagarán un precio por cada acto de agresión. Nuestros enemigos volverán a descubrir que en momentos de VERDAD los ciudadanos de Israel permanecen unidos y unificados, y apoyan las acciones de las IDF y de las demás fuerzas de seguridad para proteger a nuestro país y a nuestros ciudadanos», señaló Netanyahu en una declaración pública al inicio de la reunión del gabinete de seguridad israelí este jueves.

Israel cerró su espacio aéreo del norte tras el ataque. Hasta este jueves por la tarde no se había informado de ninguna muerte y aún se desconoce qué grupo libanés lanzó los cohetes.

Videos difundidos en redes sociales mostraban cohetes surcando los cielos del norte de Israel y el sonido de las explosiones a lo lejos.El incidente se produce un día después de que el líder del grupo militante palestino Hamás, Ismail Haniyeh, llegara a Beirut para reunirse con responsables de Hezbolá.

El ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallant, recibió información sobre «los recientes acontecimientos de seguridad en la frontera norte» del país, según el Ministerio.

Por su parte, el presidente del país, Isaac Herzog, afirmó más tarde que Israel «actuará a todos los niveles para salvaguardar su seguridad». «El Estado de Israel actuará a todos los niveles para salvaguardar su seguridad y la de sus ciudadanos. Exijo que la comunidad internacional condene enérgicamente la flagrante violación del derecho internacional y no preste su mano al terror y a los ataques contra inocentes».

La tensión está muy alta en la región después de que la policía israelí irrumpiera este miércoles en la mezquita de al-Aqsa de Jerusalén en dos ocasiones distintas, mientras los fieles palestinos ofrecían sus oraciones durante el mes sagrado del Ramadán.

Imágenes del interior de la mezquita mostraban a agentes israelíes golpeando a la gente con sus porras y culatas de fusil, y deteniendo después a cientos de palestinos. La policía israelí declaró que entró en la mezquita después de que «cientos de alborotadores» intentaran atrincherarse en su interior.

El incidente, que recibió la condena generalizada del mundo árabe y musulmán, desencadenó el lanzamiento de cohetes de represalia desde Gaza hacia Israel. Fuente CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.