La administración de Joe Biden ofreció a Rusia intercambiar a Brittney Griner, estrella del baloncesto femenino de la WNBA, retenida en Moscú por posesión de cannabis, por un Viktor Bout, un traficante de armas ruso convicto que cumple una sentencia de prisión de 25 años en Estados Unidos. 

En la negociación también estaría incluido Paul Whelan, arrestado en Rusia en diciembre de 2018, acusado de espionaje.

El plan para intercambiar a Bout por Whelan y Griner recibió el respaldo del presidente Biden después de que el asunto se haya debatido desde hace meses, pues la jugadora de las Mercury y el Ekaterinburg lleva detenida desde febrero, reseñó el portal Marca.

El apoyo presidencial al intercambio de presos anula la oposición del Departamento de Justicia, que generalmente está en contra de ellos.

El Secretario de Estado, Antony Blinken, anunció este miércoles que Estados Unidos presentó una «propuesta sustancial» a Moscú «hace semanas» sobre Whelan y Griner, quienes están clasificados como detenidos injustamente. 

El principal diplomático estadounidense dijo que tenía la intención de discutir el asunto en una llamada prevista con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, esta misma semana. Las familias de los dos estadounidenses retenidos han instado a la Casa Blanca desde hace tiempo a trabajar en su liberación.

En el caso de Griner, se declaró culpable a principios de julio pero dijo que llevó cannabis a Rusia sin querer. La jugadora volvió a testificar en un tribunal ruso este miércoles como parte de su juicio en curso por cargos de drogas, por el que enfrenta hasta 10 años de prisión. 

El proceso debería concluir antes de que se finalice un acuerdo, según funcionarios estadounidenses familiarizados con el caso.

Asegurar la liberación de Griner y Whelan le daría a la Casa Blanca una victoria política. También existe una sensación de urgencia para traer a casa a los dos detenidos, ya que la administración Biden enfrenta un escrutinio público cada vez mayor por parte de las familias de los estadounidenses detenidos ilegalmente en el extranjero. 

Hace pocas fechas, el mismo presidente habló personalmente por teléfono con la esposa de Griner, Cherelle, y la hermana de Whelan, Elizabeth.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.