Boca Juniors derrotó este domingo a River Plate por 3-2 (parcial 1-1) tras un dinámico superclásico del fútbol argentino que lo clasificó a las semifinales de la Copa de la Liga.

El colombiano Miguel Borja (9) abrió la cuenta para River, pero Boca lo dio vuelta con los goles del uruguayo Miguel Merentiel (45+1 y 64) y de su compatriota Edinson Cavani (62). En tiempo de descuento achicó cifras el chileno Paulo Díaz (90+7).

En un partido entretenido disputado ante unos 50.000 espectadores, la única acción polémica de la tarde fue un gol no sancionado para River por una pelota que rebotó en el zaguero Cristian Lema y el arquero Sergio Romero tapó sobre la línea, anulado por el VAR tras comprobarse que el balón no ingresó por completo.

No había pasado mucho en el partido cuando River realizó la apertura del marcador en un gran contraataque que inició Nacho Fernández habilitando a un ‘Diablito’ Echeverri que se fue por el centro y asistió a Borja, que definió de primera ante la salida de Chiquito Romero.

De este modo, Borja llegó a los 13 goles en el campeonato y se consolidó como máximo goleador de la Copa de la Liga.

Dominó River esos primeros minutos, pero Boca consiguió reaccionar y acomodarse mejor en el terreno. El xeneize empezó a acercarse al área del Millonario y tuvo la primera ocasión en un tiro libre de Kevin Zenón que salió al lado del poste derecho.

Sin embargo, parado de contraataque, River también podía llegar con peligro, liderado por un Borja siempre inquietante. En esa dinámica, River tuvo sus chances en un cabezazo alto de Enzo Díaz, y en una escapada de Marcelo Herrera por la derecha, que remató y exigió a ‘Chiquito’ Romero.

Dominaba Boca y parecía concluir el primer tiempo sin premio, pero en una de las últimas jugadas llegó la igualdad. En una veloz combinación, Saralegui la pasó a Advíncula quien escapó por la derecha y mandó el centro atrás para la certera definición de ‘la Bestia’ Merentiel por el medio del área.

La segunda parte arrancó con un fuerte cruce entre Borja y Marcos Rojo, por el que fueron amonestados ambos, y casi enseguida llegó la acción más discutida del partido. En un centro que cabeceó Borja, la pelota luego fue desviada por Pol Fernández y Lema, y fue sacada por Sergio Romero.

El árbitro Yael Falcón Pérez dio gol, pero la jugada fue revisada por el VAR, que señaló que el balón no ingresó por completo, y así el tanto fue anulado.

Volvió a meterse Boca en el partido y avisó con un desborde de Zenón, pero Cavani levantó el remate. Poco después, Herrera dejó un despeje corto y Zenón envió un centro preciso que Cavani mandó a la red con un cabezazo potente, fiel a su estilo, para darle el 2-1 parcial al Xeneize.

Boca aprovechó el desconcierto de un River jugado en ataque, y salió velozmente de contragolpe en una acción que definió Cavani, pero Armani tapó el disparo y el rebote le quedó servido a Merentiel para tocar frente al arco vacío.

Quedaba algo más de media hora de acción, y River fue al ataque, en busca de la igualdad, pero Boca resistió y se quedó con un triunfo inolvidable, que no se alteró con el descuento de Paulo Díaz en la última jugada del partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.