Logo del sitio

La cifra de muertos en el ataque con misiles rusos este viernes contra un convoy humanitario en Zaporiyia, en el sur de Ucrania, ha aumentado a 25, informó la Fiscalía general ucraniana, mientras otras fuentes hablan ya de 62 hospitalizados.

En un mensaje en Telegram, recogido por la agencia Unian, la Fiscalía señala que el ataque con misiles se registró hacia las 7.30 de la mañana, hora local, y que por el momento se tiene conocimiento de 25 muertos y alrededor de 50 heridos, entre los que hay niños.

El ataque ha ocurrido horas antes de que Moscú celebre por todo lo alto la anexión de cuatro provincias ucranianas, entre ellas Zaporiyia.

En tanto, la cadena «Suspilne» cita a la jefa de comunicación del departamento principal de la policía nacional en la región de Zaporiyia, Anna Tkachenko, según la cual la cifra de hospitalizados asciende ya a 62.

Según la portavoz, «en la zona del ataque se encontraba un convoy de civiles que intentaba cruzar el puesto de control y entrar en el territorio ocupado», dijo. 

El segundo de la Oficina Presidencial ucraniana, Kyrylo Timoshenko, precisó que las tropas rusas lanzaron un total de 16 misiles S-300 en el ataque en Zaporiyia. «Los rusos siguen destruyendo a los ucranianos y nuestra tierra de Zaporiyia. Continúan con el terror. Siguen los asesinatos. Según datos preliminares, se dispararon 16 misiles utilizando el sistema de defensa aérea S-300. 23 muertos y 28 heridos. Inhumanos», escribió en un mensaje en Telegram, que recoge la agencia Ukrinform, en base todavía a las primeras cifras difundidas.

Agregó que las tropas rusas lanzaron cuatro ataques con misiles en la zona del mercado de automóviles, así como en el punto de concentración de vehículos y ciudadanos para la salida y la entrada a territorio temporalmente ocupado de Ucrania. 

Precisó que allí se encontraba una columna de automóviles con civiles que se dirigían al territorio temporalmente ocupado para recoger a sus familiares

«De momento, se sabe que hay 23 muertos y 28 heridos. Todos civiles, nuestros compatriotas», escribió en un primer momento el jefe de la administración militar de Zaporiyia, Oleksand Staruj. En un mensaje en Telegram recogido por la agencia Ukrinform, agregó, dirigiéndose a las tropas rusas: «Arded en el infierno».

Previamente, Staruj ya había informado del ataque contra el convoy humanitario que se dirigía a los territorios temporalmente ocupados, así como de la existencia de víctimas mortales. «El enemigo bombardeó con misiles un convoy humanitario civil a la salida del centro regional. La gente hacía cola para salir hacia el territorio temporalmente ocupado para recoger a sus familiares, para llevar ayuda. Hay muertos y heridos», escribió.

Agregó que al lugar del ataque habían acudido ya equipos de rescate, médicos y los servicios necesarios.

Testigos supervivientes del ataque han explicado a Reuters que «las ventanas de los vehículos, en su mayoría automóviles y tres camionetas, volaron» por la metralla liberada por los misisles caídos a tierra. Los civiles habían ido a buscar familiares para sacarlos de la zona que Rusia planea anexionarse este viernes.

El presidente Volodímir Zelenski ha acusado de «terrorista» a Rusia, por la matanza: «El estado terrorista dispara cohetes contra la población civil en Zaporiyia, Mijolaiv y Dnipro. Golpea regiones ucranianas con lanzacohetes y drones. Los ocupantes dispararon 16 cohetes en una mañana solo en el distrito de Zaporiyia. Solo los terroristas pueden hacer esto, quienes no deberían tener lugar en el mundo civilizado. El enemigo se enfurece y busca venganza por nuestra constancia y sus fracasos. Destruye cínicamente a los ucranianos pacíficos, porque perdió todo lo humano hace mucho tiempo. Escoria sedienta de sangre. Definitivamente responderá por cada vida ucraniana perdida».

Versión rusa

Por su parte, el administrador ruso de la región ocupada de Zaporiyia, Vladimir Rogov, ha acusado a las fuerzas ucranianas de estar detrás del ataque. «Han disparado contra un grupo de coches que esperaban a trasladarse a territorio liberado a la salida de Zaporiyia», ha indicado en su cuenta en Telegram. 

«Es la clásica provocación anglosajona contra la población civil desleal», ha manifestado, antes de resaltar que «se ha hecho según la fórmula clásica de ‘han disparado contra sí mismos’, con las acusaciones subsiguientes contra Rusia». «Hace dos días, en un signo de protesta contra las acciones del régimen de (el presidente ucraniano, Volodimir) Zelenski, esta gente bloqueó la carretera pidiendo que les dejaran ir a territorios liberados».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.