Luego de las constantes denuncias realizadas por Damaris Angarita, madre soltera de 41 años, trabajadores de la Alcaldía de Valera atendieron la problemática de aguas servidas en la comunidad de Santa Cruz, y donde la más afectaba era la vivienda de esta humilde mujer.

“Una vez expuesto mi caso ante los entes gubernamentales, medios de comunicación y en apoyo del equipo del Observatorio de Políticas Públicas Municipales “La Gente Propone”, obreros de la Alcaldía se acercaron hasta la comunidad y atendieron la problemática”, indicó Angarita.

En el momento de realizado el reporte, 25 días se cumplían con el bote de aguas negras dentro y en los alrededores de la vivienda, lo que ocasionaba malos olores y atentaba contra la vida de la mujer y sus dos hijos.

Comentó que los trabajadores Alcaldía llegaron a visitarle y a realizarle el trabajo dos días después de la denuncia hecha pública a través de los medios de comunicación.

“Debo reconocer que destaparon las tuberías casi que en su totalidad, se tomaron más de siete horas haciendo el trabajo, pero cumplieron con el trabajo, ya esto preocupaba”, añadió.

Vivienda en alto riesgo

A pesar de las reparaciones realizadas, esta vivienda corre el riesgo de caerse si se viene una temporada de lluvias, puesto que el deterioro está cada vez más avanzado.

Desde grietas en las paredes, hasta piso arcilloso es lo que se presencia en el hogar, Angarita reconoce vivir en un lugar poco seguro, pero comenta no tiene a dónde recurrir.

“Estoy consiente del riesgo que estoy corriendo, pero no tengo a donde ir, he solicitado ayuda gubernamental también por el grave daño de mi vivienda y no he recibido respuesta, mucho menos ayuda”, agregó.

Esperanzada en poder asegurarles un hogar digno a sus hijos, la humilde mujer sigue añorando y suplicando una vivienda con las comodidades básicas.

Redacción: Fabiola Matheus / Reportera LGP Valera 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.